La innegable relación del ciclo económico de México con el de Estados Unidos será un determinante para la contracción histórica que registrará el Producto interno bruto (PIB) en el segundo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, estimó la consultoría DuckerFrontier.

Ante el súbito cierre de actividades en Estados Unidos para limitar el contagio por el Covid-19, el economista senior de la firma, Alejandro Valerio, anticipa que el PIB de Estados Unidos se contraerá 5.5 por ciento.

Una recesión de ese tamaño para el principal socio comercial de México será replicada aquí con un desplome del PIB de 9.5%, en el segundo recorte consecutivo en dos meses.

Entrevistado por El Economista, agrega que esta caída del PIB también será resultado de la propagación del virus y las medidas de contención que están parando a la actividad económica.

Añade la lenta reacción del gobierno para tratar de contrarrestar el impacto en las empresas, el precario espacio fiscal del sector público que se reduce más al asumir que una economía en contracción no es favorable para la recaudación de impuestos.

Destaca el ambiente poco amigable para la inversión, que está claramente expuesto en la cancelación de la construcción de una cervecería propiedad de la empresa estadounidense Constellation Brands, en Mexicali.

Además, destaca que la caída del PIB de Estados Unidos se traducirá en una desplome en la demanda de manufacturas, que por otro lado ya venía afectada por la interrupción de cadenas de valor con China. Esto motivará una disrupción también en la actividad de la industria automotriz en México.

Contracción de consumo

El estratega explica que el deterioro de las condiciones domésticas en México es poco favorable para enfrentar la serie de choques externos que trae la economía mundial.

Anticipa que el consumo doméstico, que fue el motor que limitó una mayor caída del PIB en el 2019, se verá impactado por la desaceleración de transferencias públicas a sectores poco estratégicos y por la caída de las remesas.

Cita el aumento del desempleo en Estados Unidos y el cierre de oportunidades de trabajo para los migrantes que originan remesas hacia México, para evidenciar que caerá el ingreso en dólares que reciben 6.4 millones de familias en forma de remesas.

Mientras las transferencias de efectivo a grupos como los adultos mayores y jóvenes serán difíciles de sostener en un contexto de recesión, citó.

Para el economista de la firma internacional, incluso el esfuerzo de haber anticipado cinco meses de apoyos, para los adultos mayores y jóvenes beneficiados de estos programas, serán insuficientes para sostener el consumo en un contexto incierto de actividad económica.

Alejandro Valerio estima que la caída del PIB de 9.5% que tiene hoy, es su escenario base.

Sin embargo, concede la posibilidad de un escenario extremo, donde la pandemia en México les lleve a declarar una cuarentena como la de Italia, lo que motivaría una contracción de 12% en el PIB. Un escenario muy poco probable, confió.

Crisis económica de EU pegará a México
Crisis económica de EU pegará a México.

El BID se suma: ve PIB de -5.3%

La economía mexicana podría caer hasta 5.3% por los efectos del Covid-19 refirió el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En la actualización de sus estimaciones, el banco ajustó el pronóstico de un crecimiento para el 2020 de México de 1.6% previsto antes del Covid-19 a -5.3% en un escenario de choque extremo.

Según el BID, en el escenario más moderado se prevé una contracción en el crecimiento de México de 2.3 y de 3.4 por ciento.

Además, indicó que si los bajos niveles en los precios del petróleo persisten pueden tener graves repercusiones para la economía nacional.

ymorales@eleconomista.com.mx