El crédito al consumo en Estados Unidos retrocedió en mayo en su cuarto mes consecutivo, con una caída de 4.5% en ritmo anual respecto al mes precedente, según las cifras publicadas el jueves por el banco central estadounidense (Fed).

Según datos corregidos de variaciones estacionales, la exposición a estos créditos bajó 4.5 % en ritmo anual con respecto al mes anterior, unos 9,100 millones de dólares para establecerse en 2.4153 billones (millones de millones) de dólares, indicó la Fed.

Esta disminución es más marcada que la que había sido anticipada por los analistas y además las cifras de meses anteriores fueron revisadas a la baja.

La Fed, que estimaba hace un mes que en abril la exposición a los créditos había aumentado, calcula a partir de ahora que cayó. Esta disminución de 7.3% en ritmo anual en abril es la segunda más rápida desde el comienzo de la recesión, detrás de la de 11.3% en noviembre de 2009.

Desde el récord de 2.565 billones de dólares en setiembre de 2008, el monto de los créditos de los hogares no cesó de retraerse, bajando 18 veces durante los 20 meses siguientes. Esta disminución se debe sobre todo a los créditos renovables (principalmente las cartas de crédito).

El crédito financia aproximadamente un cuarto del gasto de consumo de los hogares estadounidenses, motor tradicional de la primera economía del mundo.

RDS