La Comisión Europea (CE) mantuvo este miércoles sus previsiones de crecimiento económico para 2019 en la eurozona y el conjunto de la Unión Europea (UE) en el 1.2% y 1.4% respectivamente, mientras que para 2020 las rebajó en una décima en los países del euro hasta el 1.4% y las mantuvo en el 1.6% en los Veintiocho.

En las estimaciones de primavera, publicadas en mayo, el Ejecutivo comunitario había anticipado una subida del PIB del 1.2% este ejercicio en los diecinueve países que comparten la moneda única y del 1.4% en el conjunto de la Unión.

Para 2020, había anunciado un aumento del producto interior bruto (PIB) del 1.5% en la zona euro y del 1.6% en la Unión Europea.