La inseguridad y violencia creciente como la que prevalece en México, genera riesgos sociales de impacto significativo en las finanzas del sector púbico, advierte la calificadora Moody´s.

Los niveles crónicos de violencia pueden frenar la inversión, provocar una fuga de capitales, genera un aumento sostenido del gasto gubernamental en seguridad, y esto en conjunto, suele afectar la fortaleza fiscal del gobierno,” alerta.

En un análisis sectorial dirigido a los subsoberanos, analistas de la agencia dicen que la presión sobre el soberano es mayor, cuando las administraciones locales no responden a las demandas sociales o bien, a las emergencias, pues pueden generar violentas reacciones de la población que pueden llegar a reduce el crecimiento económico local y federal.

“La violencia suele debilitar la actividad económica estatal y municipal, afectando a las finanzas públicas a través de menores ingresos fiscales, como ha sucedido con el municipio de Reynosa”, aclaran.

La agencia sostiene que la ciudad fronteriza, que tiene una nota especulativa (B1/Baa2/estable), ilustra el riesgo credicitio que puede precipitarse en el resto, pues en medio del resurgimiento de la criminalidad, se les colapsó la recaudación del impuesto a la propiedad, el predial.

“El aumento de la violencia en México tiene su origen principalmente en conflictos entre organizaciones de narcotraficantes y por enfrentamientos de la policía y los militares”, reconocen.

Y en expansión dentro de todo el territorio nacional, impone riesgos de carácter crediticio a los gobiernos estatales y municipales.

Dice que las economías de las entidades federativas han probado resistencia a los aumentos del crimen, pero las municipalidades son mucho más vulnerables, particularmente las que dependen más del turismo.

Turismo, rehén de violencia

La violencia creciente en Guerrero y Quintana Roo que actualmente no son calificados por la agencia, ha motivado el estancamiento de su actividad por el impacto en su sector turístico, revelan los analistas.

Incluso localidades que no tenían este problema, como las de Colima y Baja California Sur, ahora enfrentan los estragos económicos de un aumento en la inseguridad y violencia local, acotaron.

Con este análisis, Moody´s emite la octava alerta de riesgo de calificación desde que inicio la administración de Andrés Manuel López Obrador.