Las elecciones legislativas en Venezuela marcaron una de las mayores oportunidades para que la oposición gane terreno político por primera vez en 16 años, en un momento en que la economía bolivariana está sumida en un camino inevitable hacia un estado de crisis, según 90% de la población.

En un escenario de alto riesgo de default, en el que las restricciones cambiarias adoptaron un papel central, el bolívar oficial de 6.3 unidades por dólar se depreció 97%, desde que asumió Nicolás Maduro como presidente en el 2013, y una nueva devaluación en el corto plazo parece inevitable.

Asimismo, en el mercado paralelo la moneda alcanzó valores sin precedentes, superando en más de 100 al tipo de cambio oficial. Desde el 2013 el bolívar pasó a cotizar desde 17.32 a 920.63 unidades por dólar, de acuerdo a datos del sitio web Dolartoday.com.

NOTICIA: Oposición logra decisiva victoria en Venezuela

En la economía regulada, un cartón de 30 huevos se vende por 420 bolívares ó 50 centavos de dólar al tipo de cambio paralelo, remarcó Bloomberg a modo de ejemplo. Eso sería asequible para la mayoría de los venezolanos, pero son difíciles de encontrar después de que el gobierno redujo los precios en 65 por ciento.

En la economía paralela, salir a comer en un restaurante de lujo en Caracas puede costar 10.000 bolívares o más por persona, más de lo que un lugar puede ganar en un mes.

El contexto de hiperinflación, con estimaciones privadas que superan 100%, y menores ingresos de divisas desde que el barril de petróleo cayó desde 115 dólares en junio del 2014 a menos de 50 dólares el mes pasado, el PBI de Venezuela también cayó en picada. De hecho, el FMI estima que la economía se contraerá al menos 10% este año y 6% más en el 2016.

NOTICIA: Inflación en Venezuela ascendería a 80% en 2015: Maduro

Debido a las débiles condiciones iniciales y la insuficiente diversificación de la producción, las exportaciones y los ingresos fiscales, Venezuela fue uno de los países más afectados por la caída del precio del petróleo. Sin embargo, mostró la reacción menos política, sostiene un análisis de Goldman Sachs.

A diferencia de otros exportadores de petróleo, la rigidez del régimen cambiario no permitió que la moneda actúe como un amortiguador frente a la crisis de los precios externos.

Debido al gran diferencial de inflación con sus socios comerciales, el tipo de cambio acumuló una mayor apreciación. "En consecuencia, por lo menos un cierto debilitamiento del tipo de cambio ahora parece inevitable", advirtió Mauro Roca, economista de Goldman Sachs.

NOTICIA: Petróleo venezolano, en su peor nivel desde 2008

Pero aún con una devaluación, la caída de la liquidez externa seguirá aumentando mientras que continúen los actuales precios del petróleo. Desde el banco estiman que Venezuela tendrá un déficit de la balanza de pagos de 17,000 millones de dólares. Bajo estas condiciones, los inversores evalúan la probabilidad de un evento de crédito en el corto plazo.

De hecho, los bonos de referencia en dólares de Venezuela rinden 20%, lo que refleja que los inversores especulan que el default podría estar cerca.

Tras años de incremento de precios, góndolas vacías y apreciación cambiaria, casi el 90% de los venezolanos tiene una visión negativa del país, según la encuestadora venezolana Datanalisis.