El producto Interno Bruto (PIB) en Estados Unidos aumentó 3.2% a tasa anual durante el cuarto trimestre del 2013 y 1.9% en todo el año, informó el Departamento de Comercio de ese país. Enfatizó que este dato es un avance con cifras incompletas y restan por efectuarse dos revisiones.

El gasto en consumo privado aumentó 3.3% en el cuarto trimestre, el consumo en bienes duraderos aumentó 5.9%, los bienes industriales no duraderos crecieron 4.4% y los servicios, 2.5 por ciento.

La inversión fija no residencial aumentó 3.8% en el cuarto trimestre, las estructuras no residenciales disminuyeron 1.2%, las exportaciones aumentaron 11.4%, mientras que las importaciones apenas avanzaron 0.9% en dicho lapso.

El resultado de la actividad económica en EU fue positivo, estuvo en línea con lo esperado por el mercado. Sin embargo, al llegar el impulso por el lado de la acumulación de inventarios nos da dos lecturas; la primera es que las empresas están optimistas y preparándose para un buen año de ventas en el 2014, y la segunda, que no están vendiendo, consideró Mario Correa, director de Análisis de Scotiabank.

Un dato a destacar desde el punto de vista del analista es que el gasto de consumo personal, que representa 70% del PIB, creció 3.3% en el cuarto trimestre contra 2.0% de un trimestre antes.

Por otro lado, la construcción residencial cayó 9.8% en el último trimestre y la inversión no residencial en estructuras, es decir, la construcción de edificios fabriles, se redujo 1.2% en el mismo periodo.

El analista de Scotiabank hizo énfasis en que la baja de 12.6% en el gasto federal y al interior de éste de 14% en el destinado a la defensa nacional, restaron 0.9 puntos porcentuales al crecimiento económico, pese a ello el resultado final fue una expansión económica de 3.2 por ciento.

Por su parte, Gabriel Casillas, director de Análisis Económico de Banorte, externó que la cifra del PIB de Estados Unidos ofrece una lectura mixta, indica que, aunque creció por arriba de lo esperado y se va solidificando poco a poco la recuperación, llama la atención que el crecimiento se dio por el lado del balance comercial, el fuerte aumento en las exportaciones y el magro crecimiento de las importaciones.

El debate fiscal en el Congreso de EU tuvo un efecto negativo, el aumento de los impuestos y la reducción del gasto público frenaron la actividad económica, pese a eso, la economía siguió en expansión.

Para el 2014 no estarán presentes esos factores, por lo cual todo esto anticipa un crecimiento de 3.0% para este 2014 que apenas empieza y que en el curso del año mejorará sustancialmente, concluyó el especialista.

Infografia

luis.caballero@eleconomista.mx