En el 2011, las sofomes y bancos deberán crear mayores reservas para los créditos hipotecarios que se otorguen en condiciones más riesgosas y no esperar a que hayan caído en vencimiento, anunció la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

El presidente del órgano supervisor, Guillermo Babatz, dijo que la próxima semana se enviará la nueva regulación a la Cofemer para que pueda entrar en vigor en los primeros meses del próximo año.

Estamos trabajando en una nueva regulación para las reservas de créditos hipotecarios, que aplica a sofomes y bancos , dijo durante la comparecencia ante la Tercera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso.

Según el funcionario, las nuevas reglas darán incentivos a estos intermediarios financieros para tener más cuidado en la suscripción crediticia.

En tanto, el subsecretario de Hacienda, Alejandro Werner, explicó que se trata de una actualización de la norma en vigor para reflejar mejor la medida de las pérdidas esperadas en ese tipo de créditos.

Se pasará de una regla de generar reservas una vez que el crédito llega a presentar problemas en su desempeño, a una que anticipe con un criterio estadístico la pérdidas esperadas en cada uno de estos créditos como se hizo en las tarjetas de crédito , explicó.

Pero también hace falta que se regule a las intermediarias que coloquen papel en el mercado, reconoció.

No hubo rescate

Durante la comparecencia a la cual también asistió el director de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), Javier Gavito, el subsecretario reiteró que no se rescató a las sofoles durante el 2009.

No ha habido un costo fiscal , indicó Werner ante los cuestionamientos del PRD y el PRI sobre si estamos ante el riesgo de un nuevo Fobaproa.

Gavito detalló que a la SHF se le encomendó suplir el repliegue del sector privado para financiar a la industria de la vivienda con 60,000 millones de pesos para asegurar que se mantuviera su desarrollo.

Sobre Metrofinanciera, Guillermo Babatz se negó a abundar en el caso, dadas las restricciones que tienen durante el proceso de investigación. Aclaró que sólo los inversionistas defraudados pueden ejercer acción penal.

lflores@eleconomista.com.mx