La creación de puestos de trabajo en Estados Unidos se desaceleró más de lo previsto en marzo tras el récord de febrero, mientras la tasa de desempleo se mantuvo en 4.1% por sexto mes consecutivo en un mercado laboral tenso.

El Departamento de Trabajo informó que la economía estadounidense creó 103,000 nuevos empleos en marzo, contra los 175,000 que esperaban los analistas, que también proyectaban una baja de la tasa de desempleo a 4 por ciento.

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, señaló que los indicadores actuales parecían demostrar que “el mercado laboral está cerca de la tasa máxima de empleo”, incluso también muestran que todavía hay “un pequeño margen”.

“Mi opinión es que las cifras continúan mostrando un nexo entre la situación general del mercado laboral y la evolución de la inflación en el tiempo. Si bien este vínculo se ha distendido en las últimas dos décadas, aún persiste. Y creo que sigue siendo significativo para la política monetaria”, agregó.

La desaceleración de las contrataciones probablemente decepcione a la Casa Blanca, en momentos en que el presidente Donald Trump agudiza el enfrentamiento con China y otros socios comerciales, algo que alarma a la comunidad empresarial y al Partido Republicano.

En total, 6.6 millones de personas estaban desempleadas en marzo. Además, 5 millones tenían un trabajo de medio tiempo no deseado; es decir, que lo aceptaban porque no podían encontrar un trabajo a tiempo completo. La tasa de participación en el mercado laboral cayó a 62.9 por ciento.

Por otra parte, los salarios por hora en marzo —un número evaluado por analistas— subieron 0.3% a 26.82 dólares, promedio la hora.

“NI MUY BUENOS, NI MUY MALOS”

Los salarios crecieron 2.7% en relación a marzo del 2017, sugiriendo un mercado laboral más ajustado que podría impulsar las remuneraciones al alza, alimentando las presiones inflacionarias.

El salario por hora registró un fuerte repunte desde febrero cuando fue de 0.11% en comparación con enero, según cifras revisadas.

“Los avances salariales por hora son probablemente el resultado de una disminución en la cantidad de horas laboradas entre los trabajadores más remunerados en el sector manufacturero”, consideró Chris Low, analista de FTN Financial.

Durante meses, los economistas han señalado que en un mercado laboral cada vez más estrecho, los empleadores deberían ofrecer mejores salarios para atraer o retener a sus empleados, un fenómeno que tarda en materializarse.

“La cantidad de personas que dejaron sus trabajos en marzo aumentó bruscamente a 864,000, lo que refleja la confianza en la capacidad de encontrar un trabajo y debería llevar a un alza de los salarios”, dijo el economista de Berenberg, Mickey Levy.

En marzo fueron los sectores manufactureros, de sanidad y minería los que obtuvieron las cifras más altas sumando 22,000, 22,000 y 9,000 puestos, respectivamente.

Otros sectores, como el comercio minorista (-4,000) o la construcción (-15,000), retrocedieron tras sustanciales creaciones en febrero, mientras el transporte, las actividades financieras o el sector del ocio evolucionaron discretamente, según el Departamento de Trabajo.

Estas cifras “no son ni muy buenas, ni muy malas” para incitar a la Fed a repensar el futuro de su política monetaria, señaló Patrick O’Hare, analista de Briefing.