La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso al gobierno federal convocar este año a una Convención Nacional Hacendaria, debido a que el convenio de coordinación fiscal ya no funciona, pues fue diseñado para el México de los años 40 del siglo pasado.

En su mensaje semanal a sus socios y opinión pública, el presidente del órgano, Gustavo de Hoyos Walther, consideró impostergable la revisión del convenio de coordinación fiscal que rige el cobro de contribuciones y determina la distribución de los ingresos fiscales, pues aseguró que no responde a la realidad del país.

Explicó que el citado convenio se diseñó hace décadas, de cara al México de los años 40 del siglo XX, donde no existían contrapesos al gobierno federal, con gobiernos locales y municipales de organización precaria, y desde entonces, no ha habido un ajuste significativo, más allá de las fórmulas diseñadas a finales de los años 70.

“Exhortamos al gobierno federal a convocar en el 2019 a una Convención Nacional Hacendaria de forma que se discutan base cero, el nuevo régimen de las competencias tributarias y los modelos para determinar la distribución de los recursos fiscales de forma más justa, entre los distintos órdenes de gobierno y entre las distintas entidades federativas”, enfatizó.

La Coparmex señaló que “es necesario iniciar un debate nacional sobre cómo lograr un nuevo pacto fiscal que permita contar con entidades federativas y municipios sólidos en el ámbito hacendario, que les permita cumplir con sus responsabilidades constitucionales y contar con capacidad de realizar inversión pública”.

Opinó que se deben discutir y actualizar sin dogmas, los principios, valores y fines de un renovado federalismo fiscal y en contrapartida, diseñar nuevos estándares de transparencia y rendición de cuentas, en todos los órdenes de gobierno.

Destacó que los tres niveles de gobierno son corresponsables en la construcción de un país más próspero, lo que, a su entender, presupone contar con finanzas sanas.

De Hoyos Walther destacó que el financiamiento público no puede ser víctima de visiones de corto plazo, ni presa de intereses partidistas y por ello, el modelo de coordinación fiscal requiere modernizarse, considerando la realidad actual del desarrollo del país y la pluralidad política que hoy se vive.

“Es tiempo de que la decisión política fundamental de los mexicanos expresada en la Constitución para constituirse en una República Federal sea una realidad y deje de ser una aspiración insatisfecha. Sin un renovado régimen de coordinación fiscal, la vocación federalista de los mexicanos, se mantendrá ignorada”, finalizó.

Reunión con el SAT

Hace unos días, Margarita Ríos-Farjat, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), se reunió con representantes del sector patronal y de la industria de bienes de consumo para trabajar de manera conjunta.

En Twitter, la funcionaria señaló que tuvo “la oportunidad de escuchar las inquietudes de la Comisión Fiscal de la Coparmex y ofrecer alternativas para solucionarlas.

“El diálogo constante permite al SAT impulsar acciones para fortalecer la recaudación tributaria y facilitar el cumplimiento”, agregó Ríos-Farjat en su cuenta de Twitter.