La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) consideró necesario hacer un uso más eficiente de los recursos previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el 2016 y llamó a los diputados a delimitar la deuda pública.

El presidente nacional del organismo, Juan Pablo Castañón, planteó la importancia de una reingeniería de los programas, la eliminación de duplicidades y la compactación de algunos renglones presupuestales, bajo el concepto de un presupuesto base cero.

Recordó que la Ley de Ingresos para el 2016 aprobada la semana pasada en el Congreso de la Unión contempla ingresos totales y endeudamiento por 4 billones 764,000 millones de pesos.

De ese total, precisó, 4 billones 155,000 millones de pesos provienen de ingresos presupuestarios y 609,000 millones de pesos corresponden a endeudamiento adicional, de acuerdo con la Ley de Ingresos aprobada.

Ése es el presupuesto más grande de la historia del país (en términos nominales). Equivale a un incremento nominal de 3.3% en comparación con el estimado del 2015 , refirió el empresario en su mensaje semanal.

Dijo que en el Proyecto del Presupuesto de Egresos se anuncia que el déficit público será de sólo 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB), aunque opinó que los mercados se fijan más en los requerimientos financieros del sector público, que se plantea que alcancen 3.5% del PIB el próximo año.

Juan Pablo Castañón dijo que se estima que el endeudamiento público será de casi 48% del PIB a finales del 2016 y que por ello es importante que los legisladores consideren que los recursos obtenidos a través de mayor deuda en el futuro se pagan con intereses.

Al respecto, expuso que se deben corregir tendencias como el elevado crecimiento del gasto en los ramos autónomos, de 17% real hasta septiembre pasado, así como en el costo financiero, que reporta un crecimiento de 22% por arriba de la inflación a igual mes.

El reto es evitar los errores del pasado y hacer un uso más eficiente de los recursos mediante la reingeniería de los programas, la eliminación de duplicidades y la compactación de algunos renglones presupuestales, bajo el concepto de un presupuesto base cero, que tanta falta nos hace en México, afirmó.

El PEF comenzó a discutirse en la Cámara de Diputados y los legisladores tienen hasta el 15 de noviembre para su aprobación.