Los líderes del Congreso de Estados Unidos y funcionarios del gobierno de Donald Trump dijeron el lunes que estaban listos para reanudar las negociaciones sobre un acuerdo de ayuda para combatir la crisis generada por el coronavirus, pero las conversaciones se estancaron porque los demócratas dijeron que los republicanos “tenían que ceder”.

Después de que el presidente Donald Trump intentó, el fin de semana, eludir al Congreso, no estaba claro si los demócratas y  republicanos serían capaces de resolver sus diferencias para proporcionar ayuda a los trabajadores, empresas y gobiernos locales devastados por la pandemia.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijeron que estaban abiertos a reanudar las conversaciones; sin embargo, no ha habido ningún tipo de contacto entre el gobierno y los negociadores del Capitolio.

El líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, que no se unió a las negociaciones, acusó a los demócratas de retrasar la ayuda para asegurar sus objetivos, incluyendo cerca de 1 billón de dólares para los gobiernos estatales y locales, lo que descartó como un rescate para estados “mal administrados” dirigidos por los demócratas.

“Están dispuestos a aumentar el dolor de las familias vulnerables a menos que se salgan con la suya”, dijo McConnell en la apertura de la sesión del lunes en el Senado.

En sus comentarios, Schumer dijo que los demócratas hablarían, si los republicanos ceden y criticó los decretos de Trump porque “apenas valen el papel en el que están impresos”.

“Los demócratas siguen dispuestos a volver a la mesa. Necesitamos que los republicanos se unan a nosotros y nos encontremos en un término medio”, dijo.

Hay áreas de acuerdo entre las partes, incluyendo la provisión de dinero para escuelas y pruebas de coronavirus. Pero siguen en desacuerdo en temas como los beneficios por desempleo, la ayuda a los gobiernos locales y la protección de las empresas.

El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, que ha representado a la Casa Blanca en las conversaciones con los demócratas, dijo que había espacio para el acuerdo, pero no quiso asegurar cuándo podrían reanudarse las conversaciones.

Trump, que no ha participado en las negociaciones, presionó a Pelosi y a Schumer para que acerquen posiciones. “Tienen mi número de teléfono”, escribió en Twitter.