Grecia continuará la próxima semana las negociaciones con prestamistas internacionales sobre nuevas medidas de austeridad para que el endeudado país consiga su próximo tramo de ayuda, dijo el sábado el ministro de finanzas, mientras ambas partes afirmaron que se lograron avances.

Los negociadores habían estado presionando por lograr un acuerdo antes de la reunión del lunes de los ministros de finanzas de la zona euro, pero Grecia dijo que se conformaría con un comunicado que reconociera que las negociaciones estaban avanzando.

"Continuaremos la próxima semana también", dijo el ministro de finanzas Yannis Stournaras a periodistas luego de las negociaciones en Atenas con la troika de prestamistas de Grecia: la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

"Esperamos que haya una presentación positiva de la troika, el FMI, la UE y BCE, en el eurogrupo", refirió. "Estamos intentando lograr un acuerdo que sea del interés de la economía y los pobres", agregó.

Cinco años consecutivos de recesión han elevado el desempleo a niveles récord, destruido los ingresos familiares y llevado a reiterados brotes de protestas y disturbios en las calles de la capital griega.

Se esperan nuevas protestas el martes, cuando la canciller alemana, Angela Merkel, realice su primera visita a Grecia desde que comenzó la crisis de deuda de la zona euro a fines del 2009.

El viaje representa una muestra de apoyo al Gobierno del conservador primer ministro Antonis Samaras y una aparente señal de determinación de la líder más poderosa de Europa de mantener a Grecia dentro del euro.

Anteriormente el sábado, un funcionario de alto rango del gobierno griego dijo que las partes necesitaban otras dos semanas para acordar un pacto sobre los cerca de 12.000 millones de euros en nuevos ahorros para garantizar el nuevo tramo de cerca de 31.500 millones de euros (41.140 millones de dólares) en préstamos.

Sin el préstamo, Grecia dice que se quedará sin dinero a fines de noviembre.

El funcionario sostuvo que existió una "convergencia" en las negociaciones y que un comunicado positivo de los ministros de finanzas de la zona euro el lunes sería "una señal para que las negociaciones continúen (...) la próxima semana y la semana siguiente a esa".

Los recortes son necesario para mantener el presupuesto griego dentro de las metas establecidas por la UE y el FMI bajo los términos del más reciente rescate multimillonario para evitar la bancarrota y una complicada salida de la moneda única europea.

Fuentes griegas dicen que las negociaciones están estancadas en unos ahorros por 1,200 millones a 1,500 millones de euros, mientras el gobierno -una tensa coalición de conservadores y socialistas- intenta evitar recortes aún más profundos a los sueldos del sector público y las pensiones.

El FMI se mostró optimista.

La jefa del fondo Christine Lagarde dijo el sábado en una conferencia de prensa en Riad que las negociaciones sobre un elemento del programa griego, el capítulo fiscal, habían sido "muy buenas y productivas". Las negociaciones también cubrieron reformas estructurales, financiamiento y sostenibilidad de la deuda.

El comisario europeo para asuntos monetarios, Olli Rehn, dijo que las negociaciones habían "avanzado" y que un acuerdo era posible en los próximos días.

JSO