Las preocupaciones por los altos niveles de la inflación, tanto a nivel nacional como internacional, continúan, en este contexto el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) elevó su pronóstico de la inflación para el cierre de este año de 6.0 a 6.3 por ciento.

Ángel García-Lascurain, presidente del IMEF, dijo en conferencia semipresencial que las preocupaciones por las disrupciones a las cadenas de suministro y presiones sobre los precios de los energéticos han traído consigo la discusión en torno a la posibilidad de una estanflación.

“Los acontecimientos recientes, que tienen en el centro las presiones sobre los precios en general, y de los energéticos en particular, aunado a algunos datos que están apuntando a una ligera desaceleración de la actividad económica, explicados en parte por las disrupciones a las cadenas de suministro, han traído consigo discusiones en torno a la posibilidad de que la economía global se esté aproximando a un escenario de estanflación, es decir, un periodo con alta inflación y lento crecimiento”, señaló.

Lo anterior, ha llevado a que los bancos centrales de diferentes países, se encaminen hacia posturas monetarias menos expansivas, además de reducir los estímulos que se dieron en el pasado ante la crisis económica. Tal es el caso de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, que en sus últimas minutas señaló que el tapering es inminente.

En el caso de México, de acuerdo con el último dato del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la variación de los precios se ubicó en un nivel de 6.0% en septiembre pasado, con lo que ligó siete meses por arriba del rango objetivo del Banco de México (Banxico) de 3% +/- 1 punto porcentual.

En este sentido, García-Lascuarain indicó que en las últimas minutas del Banxico se refuerza la idea de que continuará el alza de tasas ante las presiones inflacionarias que persisten, sobre todo lo que se refiere a la inflación subyacente, que elimina de su cálculo los bienes y productos con precios más volátiles.

Por lo anterior, el IMEF aumentó su proyección sobre la tasa de referencia del banco central de 5.0 a 5.25% para el cierre de este año, mientras que para el próximo año esperan sea de 5.75 por ciento.

El IMEF comentó que el Banco de México se ha catalogado como una institución de las más objetivas y eficientes que se tienen en el país.

Preocupa política energética

Respecto a la reforma en materia eléctrica presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en días pasados, el IMEF indicó que está generando una profunda preocupación al interior del sector privado.

“Que la aprobación de la iniciativa en los términos en los que está planteada resultaría contraproducente para sus propios objetivos, para el bienestar de las familias mexicanas, para el desarrollo del sector energético y para la economía nacional. Este Instituto ha hecho un exhorto respetuoso al Congreso a fin de analizar a fondo los impactos de la iniciativa anteponiendo el interés de la Nación a consideraciones políticas”.

La reforma se presentó el pasado 1 de octubre y busca que el sector privado mantenga una participación de 46% del mercado eléctrico, mientras que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tendría una de 54 por ciento.

El IMEF también señaló que el control de los precios del gas LP es “desafortunado”, debido a que causa una disrupción en el funcionamiento del mercado, con lo que se termina afectando a las familias de todos los estratos sociales.

“Hay abundante evidencia histórica en diferentes latitudes que demuestra que los controles de precios no funcionan y generan más consecuencias negativas que beneficios; y por lo mismo sería muy deseable que se reconsiderara esta medida”.

ana.martinez@eleconomista.mx