La confianza de los consumidores mexicanos aumentó, por segundo mes consecutivo, en septiembre, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En el mes patrio, el Indicador de Confianza del Consumidor aumentó 1.0 puntos en comparación mensual, con cifras desestacionalizadas, lo que representó el segundo incremento consecutivo tras haber hilado cinco meses de disminuciones de marzo a julio. De esta manera, el indicador se ubicó en 44.7 puntos en el noveno mes del año.

El año pasado, tras conocerse la victoria de Andrés Manuel López Obrador, la confianza de los mexicanos empezó a mostrar buenos niveles, alcanzando en febrero pasado 48.6 puntos, el nivel más alto del cual se tiene registro.

De acuerdo con estrategas de Banorte, el avance en la confianza se debió a un incremento en la aprobación de López Obrador, así como un sentimiento favorable respecto a la reunión sobre migración entre Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, y Marcelo Ebrard, canciller mexicano.

“Adicionalmente, tras la fuerte volatilidad del peso en agosto, la divisa se recuperó y cotizó de nuevo debajo del nivel psicológico de 20 pesos por dólar desde los primeros días de septiembre, ayudado por una política monetaria global más acomodaticia. La dinámica cambiaria sigue siendo relevante ya que los consumidores mexicanos siguen asociando su desempeño a las condiciones del país”, agregaron.

Si bien la confianza lleva dos meses de avances, Monex indicó que es probable que el indicador mantenga una baja correlación con las variables reales de la economía, como puede ser el consumo.

En su comparación anual, los datos del indicador mostraron un aumento de 3.0 puntos.

Mejora percepción económica del país

El reporte, que el Inegi elabora en conjunto con el Banco de México, mostró que cuatro de los cinco componentes del indicador mostraron avances en el mes, en donde destacaron los dos que se refieren a la percepción de los mexicanos sobre la economía del país, lo que analistas atribuyeron a la aprobación presidencial.

El componente con mejor avance fue la percepción de los mexicanos sobre la economía del país hoy en día, con un alza de 2.0 puntos en comparación mensual, mientras que la expectativa económica del país en un año mejoró en 1.6 puntos.

En lo que se refiere a la situación esperada por los miembros del hogar en los próximos 12 meses, ésta mejoró 1.2 puntos, mientras que la situación actual de los miembros avanzó 1.1 puntos.

“Sobre los hogares, tanto las condiciones actuales como futuras aumentaron, aunque de manera más moderada. El primero pudo haber estado ayudado por la mejoría en la inflación, a pesar de la desaceleración de la economía y los debates sobre si México se encontraba en recesión o no. No obstante, creemos que ambos componentes pudieron haber estado limitados por la desaceleración en el ritmo de creación de empleos”, señaló Banorte.

El componente que se refiere a la posibilidad de comprar bienes duraderos se mantuvo estático. “Las variables más asociadas al consumo siguen mostrando signos de debilidad”, indicó Monex.

En los indicadores complementarios, también hubo señal del poco entusiasmo sobre el consumo. El que se refiere a la planeación de comprar un automóvil nuevo o usado apenas avanzó 0.1 puntos, mientras que las probabilidades de comprar, construir o remodelar una casa crecieron 0.9 puntos.

En el caso de las posibilidades para salir de vacaciones, éstas fueron el único indicador complementario que retrocedió 1.1 puntos.