El Congreso de Brasil mantuvo este miércoles una decena de vetos presidenciales cuyo derribo hubiese implicado un enorme aumento del gasto público, un triunfo político para Dilma Rousseff que ha mantenido hasta ahora tensas relaciones con el legislativo.

De un total de 13 vetos de la presidenta a medidas de aumento del gasto, el Congreso apoyó 11, derribó uno y sometía a votación el último este miércoles en la noche.

Si el Congreso hubiese derribado los 13 vetos, el costo para el país sería de 127,800 millones de reales (34,000 millones) hasta 2019, según cálculos de la presidencia brasileña.

NOTICIA: Congreso brasileño pospone votar contra proyectos de gasto

Con la economía en recesión desde el segundo trimestre, el gobierno impulsa un plan de austeridad que busca conseguir un mínimo superávit fiscal primario para 2016 y evitar una nueva rebaja de la nota de su deuda.

Brasil, que según el FMI cerrará el año con una contracción de 3% del PIB, perdió en setiembre el grado de inversión a manos de la agencia Standard and Poor's. Otras agencias como Moody's y Fitch podrían imitarla.

Los legisladores decidieron este miércoles mantener los vetos a las donaciones empresariales a las campañas electorales, al aumento de sueldos de entre 53% a 78% al poder Judicial y a la reducción de impuestos al sector textil.

NOTICIA: Banco Central de Brasil se opone a usar reservas

También decidieron mantener los vetos a la aplicación de reglas del salario mínimo para jubilados y a que los profesores descuenten gastos en libros del impuesto a la renta, entre otros.

No obstante, derribaron el veto parcial a un proyecto que fija en 15 días el plazo para que bancos transfieran el 70% de los valores de depósitos judiciales a estados y municipios.

"Creo que el Congreso hizo su parte", se congratuló el presidente del Senado, Renan Calheiros, en declaraciones a periodistas recogidas por la Agencia Senado (estatal). "Es importante mantenerlos (los vetos) porque eso ayudará en la estabilidad política, en la salida económica", afirmó.

NOTICIA: Presentan nueva solicitud de juicio contra Rousseff

"Limpiamos la agenda del Congreso para votar todo lo que tenía que ver con el presupuesto 2016. Creo que esa es la gran señal que podremos dar a Brasil de que vamos a tener un año mejor de que este 2015", sostuvo el senador del PMDB, el gran partido de centro que es el principal aliado del gobernante Partido de los Trabajadores (PT.

Con muchos legisladores investigados por corrupción en la estatal Petrobras -incluido Calheiros y el presidente de la Cámara baja, el poderoso Eduardo Cunha, también del PMDB- el Congreso ofrece una tregua a la mandataria.

abr