El cuarto trimestre del año podría confirmar una desaceleración en la actividad económica de México.

Luego de que el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) mostrara un menor ritmo de crecimiento en octubre, la tendencia podría continuar en el penúltimo mes del año.

El último periodo del 2011 no ha tenido buenas noticias, y es que el IGAE en octubre mostró un menor ritmo de crecimiento al subir a una tasa anual de 3.7%, debilitado por el menor crecimiento de la industria y la fuerte contracción de las actividades primarias.

Para el dato de noviembre, a publicarse mañana martes por el INEGI, los analistas no descartan que esta tendencia prevalezca, el consenso estima un crecimiento anual también de 3.7%, como en octubre. Algunos especialistas no descartan una expansión inferior y otros una superior gracias al impulso que habría dado el Buen Fin.

En noviembre, la posible desaceleración en las exportaciones fue compensada parcialmente por el impulso a la alza derivado del incremento en las ventas por el Buen Fin , indicó Invex, aunque sin dejar de lado que desde octubre ya era evidente una desaceleración en el crecimiento de la actividad productiva . El grupo financiero espera un crecimiento anual de 3.2% para el IGAE en noviembre.

Pero para Banorte-Ixe, noviembre habría sido un mes de fuerte crecimiento gracias al favorable de-sempeño que tuvieron las ventas al menudeo derivado del Buen Fin. El banco espera un crecimiento anual de 4.7% para el IGAE, y en su interior un crecimiento de 6% para el sector servicios.

No obstante, no dejan de advertir la desaceleración que ha sufrido la industria y también advierten que será un factor negativo para el IGAE. En noviembre, la producción industrial creció a una tasa anual de 3.2%, su peor desempeño desde julio. En tanto, la Asociacion Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales indicó que en noviembre las ventas de sus socios crecieron a una tasa anual de 14.6 por ciento.

De cara a la publicación del PIB en febrero, Barclays Capital destaca que aunado a la debilidad industrial de noviembre, una endeble producción automotriz en diciembre, confirma un estancamiento en la actividad en el cuarto trimestre. Las ventas minoristas también muestran que la demanda interna se está moviendo de forma lateral, en el mejor de los casos , y que esta debilidad será decisiva en el primer trimestre del año para la política monetaria, añadió.

[email protected]