Los consumidores mexicanos disminuyeron por tercer mes consecutivo su confianza en la economía en febrero de este año, de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el segundo mes del año, el Indicador de la Confianza del Consumidor disminuyó 4.7 puntos, en comparación anual, con cifras desestacionalizadas, con lo que hiló tres meses a la baja. El retroceso es el más pronunciado desde febrero del 2017, cuando el indicador cayó 5.4 puntos.

De esta manera, el indicador se ubicó en 43.9 puntos. Si bien en los últimos tres meses se tiene registro de retrocesos, la confianza de los consumidores se mantiene en niveles altos, por arriba de 40 puntos.

Lo anterior se originó desde que se dieron a conocer los resultados de la elección presidencial, cuando ganó Andrés Manuel López Obrador, en julio del 2018. Con ello, la confianza empezó a aumentar hasta llegar en febrero del 2019 a su nivel más alto del que se tiene registro, de 48.6 puntos.

Pese a que la confianza se mantiene en niveles altos, Andrés Abadía, senior international economist de Pantheon Macroeconomics, refirió que ante un entorno de incertidumbre alto en los siguientes meses se pueden esperar más disminuciones en el indicador.

Por su parte, analistas de Banorte mencionaron que en el mediano plazo el indicador puede caer, debido a un menor optimismo político y por el aumento del nivel de la inflación en el último mes.

“Creemos que la disminución podría ser bastante gradual, con las condiciones actuales posiblemente apoyando al consumo privado en el año, aunque recordando que su correlación histórica con el desempeño (del indicador) ha sido muy baja”. En su comparación mensual, la confianza retrocedió 0.2 puntos.

Coronavirus, con impacto temporal

El Covid-19, conocido como coronavirus, que ha afectado a 79 países, podría mermar el optimismo de los consumidores mexicanos temporalmente, de acuerdo con analistas.

En este sentido, estrategas de Banorte expresaron que prevén que el indicador se mantenga en niveles altos pese a las disminuciones. El brote mundial de Covid-19 puede tener un efecto temporal en la percepción de los consumidores sobre la economía.

“La confianza del consumidor podría mantenerse cercana a estos niveles, incluso a pesar de un posible impacto temporal ante el coronavirus (...) Creemos que los aumentos salariales, en conjunto con las señales tentativas de una aceleración de la economía, podrían actuar como sustento para lo anterior. A pesar de esto, no descartamos que pueda haber un impacto negativo en el indicador en el corto plazo derivado del brote del Covid-19, aunque resultando sólo en un choque moderado y temporal, similar a la disminución observada en mayo del 2009, en medio de la pandemia del virus H1N1”, explicaron.

De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, al corte de la tarde del 5 de marzo, estaban confirmados 95,270 casos de coronavirus alrededor del mundo, así como 3,280 muertes.

En México, hasta el momento se tienen confirmados cinco casos, lo cual lo coloca dentro de los países con menor contagio. China, lugar donde surgió esta cepa, se sitúa en el primer lugar de casos, con 80,565.

Pesimismo generalizado

A detalle, el reporte del Inegi, elaborado en conjunto con el Banco de México, mostró que el deterioro en la confianza de los consumidores se debió al retroceso que registraron todos sus componentes.

El componente que sufrió una mayor caída fue el que se refiere a la situación económica del país esperada en un año, el cual retrocedió 11.3 puntos en su comparación anual. Con ello, registró su quinto mes consecutivo de caídas.

Le siguió la situación económica actual del país, cuyo deterioro fue de 4.6 puntos.

Ésta es la primera vez que este componente cae desde diciembre del 2017, cuando retrocedió 0.5 puntos.

En lo que se refiere a la situación económica de los miembros del hogar, la esperada dentro de 12 meses sufrió una disminución de 3.4 puntos, mientras que la situación actual disminuyó en 1 punto.

Las posibilidades de compra de los miembros del hogar también sufrieron un deterioro. En su comparación anual, este componente disminuyó en 3.3 puntos. Con ello, registró su segundo mes consecutivo de retroceso.

Pesimismo en empleo e inflación

En los indicadores complementarios, los mexicanos mostraron un mayor pesimismo respecto al tema del empleo y los niveles de inflación.

Al ser cuestionados sobre la situación del empleo en los próximos 12 meses, los mexicanos disminuyeron su optimismo sobre éste en 8.5 puntos, mientras que en el caso de la inflación el retroceso fue de 7.5 puntos.

También se mermó la perspectiva sobre la situación económica personal esperada, con una disminución de 3.9 puntos, mientras que las posibilidades para salir de vacaciones cayeron 3.8 puntos.

Otros indicadores que cayeron en febrero fueron los referentes a las condiciones económicas para ahorrar, con 2.5 puntos; el plan de comprar un auto, con 1.6 puntos; situación económica personal actual, con 1.0 puntos, así como las posibilidades de comprar ropa, zapatos y alimentos, las cuales disminuyeron en 0.8 puntos.

¿Qué es el Indicador de la Confianza del Consumidor?

El indicador se realiza con base en los resultados de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor (ENCO) que recaban de manera conjunta el Instituto Nacional de Estadística y Geografía y el Banco de México en 32 ciudades del país.

Este índice resulta de promediar cinco indicadores parciales que recogen las percepciones sobre la situación económica actual del hogar de los entrevistados respecto a la de hace un año; la situación económica esperada del hogar dentro de 12 meses; la situación económica presente del país respecto a la de hace un año; la situación económica del país dentro de 12 meses, y qué tan propicio es el momento actual para la adquisición de bienes de consumo duradero.

Se lleva a cabo durante los primeros 20 días de cada mes y tiene como base una muestra de 2,336 viviendas urbanas a nivel nacional, en las que se entrevista personalmente al informante, para el cual se requiere que al menos tenga 18 años de edad.

ana.martinez@eleconomista.mx