El dato preliminar de la confianza del consumidor estadounidense de mayo -elaborado por la Universidad de Michigan en Estados Unidos- se ubicó en 72.4 unidades, su mejor nivel de los últimos tres meses y por encima de las expectativas de los analistas que adelantaban un nivel de 70 puntos.

Para los especialistas, el optimismo por la mejora del empleo compensó los altos precios de la gasolina y los alimentos, al respecto, en la semana que concluyó el 7 de mayo las solicitudes de desempleo pasaron de 478,000 a 434,000 unidades, en tanto las perspectivas para el empleo mantienen un tono positivo.

El Índice de Confianza del Consumidor sorprendió a la alza, al pasar de 69.8 puntos en abril a 72.4 puntos en mayo; al interior del índice destacó el avance en el componente de expectativas (crecimiento de 5.8 puntos), a pesar de los elevados precios de la gasolina que afectan directamente el presupuesto de los consumidores , observó el analista de Invex Casa de Bolsa, Ricardo Aguilar Abe.

DIFÍCIL, LA ACTUAL SITUACIÓN

Al interior, la lectura preliminar del componente sobre las condiciones económicas actuales cayó a 80.2 unidades en mayo desde los 82.5 puntos de abril.

Además, un tercio de los consumidores consultados esperan que la economía mejore en el 2012, frente a 25% que pensaba así en abril pasado.

Asimismo, el componente que evalúa las expectativas de los consumidores avanzó a 67.8 puntos, superior a las 61.6 unidades del mes pasado.

RECUPERACIÓN FUTURA

El hecho de que el subíndice de expectativas del consumidor haya mejorado sugiere que percibe una recuperación económica continua, aunque con un ritmo que se está moderando; sin embargo, su evaluación sobre las condiciones actuales se deterioró, ya que el precio de la energía (gasolina) sigue sin retroceder o estabilizarse, lo que continúa mermando su gasto , consideró el analista de Scotiabank, Carlos González.

Cabe recordar que el indicador del sentimiento del consumidor no se ha situado por encima de 100 puntos desde enero del 2004.

En febrero del 2009 se situó en uno de los niveles más bajos, en 56.3%, refieren los datos de la Universidad de Michigan.

[email protected]