La confianza del consumidor alemán subió a su nivel más alto en siete años rumbo a marzo, debido a que los consumidores en la mayor economía de Europa se volvieron más optimistas sobre sus ingresos futuros.

El grupo de investigación de mercado GfK refirió que su índice de confianza del consumidor a futuro, basado en una encuesta a unas 2,000 personas, subió a 8.5% poco antes de marzo, desde una lectura revisada a la alza de 8.3% el mes anterior.

Ésta fue su lectura más alta desde enero del 2007 y superó el pronóstico promedio de 8.2% obtenido en un sondeo de Reuters a un grupo de economistas, aumentando las expectativas de que la demanda interna impulsará el crecimiento económico germano este año.

Este hecho positivo entrega un buen cimiento para que el consumo privado siga jugando un papel clave en el crecimiento económico este año , comentó el analista de GfK Rolf Buerkl.

El consumo privado alentó el crecimiento en el 2013 y se expandió al doble del ritmo del Producto Interno Bruto (PIB).

GfK estima que el consumo privado aumentará 1.5% en términos reales este año.

Datos detallados del PIB publicados remecieron la confianza en la demanda interna, que fue un pilar clave de respaldo durante la mayor parte del 2013, al mostrar que fue un lastre para el crecimiento en el cuarto trimestre.

Sin embargo, los economistas estiman que la demanda interna se convertirá en un fuerte motor del crecimiento nuevamente este año.

El gobierno germano cuenta con que la demanda interna alimente una expansión calculada en 1.8% de la economía alemana, tradicionalmente orientada a las exportaciones, debido a que se prevé que el comercio exterior mitigará al crecimiento.

Desde enero del 2001 los consumidores no estaban tan optimistas sobre sus ganancias futuras.