La confianza de los consumidores mexicanos continuó en marzo su deterioro al hilar cuatro caídas, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con su reporte, elaborado en conjunto con el Banco de México, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) presentó una caída mensual de 0.3 por ciento. Desde diciembre del año pasado, el ICC ha presentado retrocesos, en diciembre cayó 0.6%, en enero 2.4% y en febrero 0.9 por ciento.

Al interior del reporte se observó que, de los cinco componentes que integran el índice, tres registraron descensos, lo que explica la caída de la confianza en los hogares.

El componente de la situación económica actual del hogar comparada a la que se tenía hace un año fue  el que presentó el mayor retroceso, de 1.2%, seguido por la situación económica que esperan tener dentro de los siguientes 12 meses, que se contrajo 0.6%, y el de las posibilidades actuales para realizar compras, que disminuyó 0.3 por ciento.

Por otro lado, los mexicanos se mostraron más optimistas respecto a la situación económica esperada el próximo año en el país, que avanzó 0.5%, mientras que la situación actual, 0.3 por ciento.

Analistas consideraron que el retroceso continuo de la confianza de los consumidores se debe, en mayor medida, a los niveles persistentemente altos de la inflación —con énfasis en los precios de las gasolinas—, la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proteccionismo del presidente de Estados Unidos.

“La desaceleración de la economía y los altos niveles de inflación podrían estar mellando la percepción sobre las economías domésticas. Asimismo, la confianza en la evolución del país sigue lastrada por el escenario de incertidumbre sobre la relación comercial con Estados Unidos y el proceso electoral en México, que aún está por agudizarse”, indicó Joan Domene, analista de Invex.

Con datos desestacionalizados el Inegi dio a conocer que, a tasa anual, el índice avanzó 2.3% en el tercer mes del año. En este sentido, sólo dos de sus componentes registraron retrocesos  y tres subieron.

Dentro de los índices complementarios, el que se refiere a la percepción  respecto al comportamiento de los precios en los próximos 12 meses aumentó 6.9% en su comparación mensual. Esto significa que los hogares consideran que los precios al consumidor podrán aumentar menos o disminuir en los siguientes 12 meses.

En febrero la inflación tuvo una variación anual de 5.34 por ciento. De acuerdo con Alejandro Díaz de León, gobernador del Banxico, la inflexión a la baja continuará durante el año para lograr el objetivo del Banxico en el primer trimestre del 2019.

SEGUIRÁ la DEBILIDAD

Debido a la persistencia de la incertidumbre generada por la renegociación del TLCAN y el proceso electoral en México, analistas prevén que la confianza siga mostrando debilidad los siguientes meses.

“Analizando el comparativo mensual del indicador se puede percibir la debilidad que persiste en el sentimiento de los consumidores (...) hacia los próximos meses, la confianza seguirá mostrando debilidad ante el panorama de incertidumbre que aún se mantiene en el país”, acotó un estudio realizado por Grupo Financiero Monex.

Alejandro Cervantes, analista de Banorte, dijo que la confianza presentará un retroceso marginal los próximos meses por la incertidumbre interna (elecciones) y externa (TLCAN).

ana.martinez@eleconomista.mx