El retorno de la confianza de inversionistas sobre México no se dará pronto, ni de la noche a la mañana. Tendrá que haber mensajes o acciones completas que incentiven al inversionista a volver a confiar, y la estrategia para fortalecer a Pemex, será determinante, aseguró el socio presidente ejecutivo y estratega senior de inversiones de Compass Group, Manuel José Balbontín.

“Los inversionistas aún guardan la expectativa que en la práctica, el presidente López Obrador será pragmático y proinversión. Que su equipo económico desarrollará una estrategia que garantice la fortaleza financiera de Pemex, con recursos de la Iniciativa Privada, doméstica o extranjera, para evitar que el gobierno solo tenga que apuntalar a Pemex”.

Entrevistado por El Economista, dice que México debe orientarse a políticas de desarrollo de mercado interno donde la confianza del consumidor que va subiendo sea acompañada de confianza empresarial y la intención del empresario de producir más.

“El tema de preocupación para el mercado y para los inversionistas globales, es que el equipo económico que rodea al presidente sea gente experta en los sectores y tome las mejores medidas para impulsar al crecimiento, producción y empleo”, aseveró.

No es un tema de corrientes liberales o no, comentó. “Se trata de presentar estrategias que evidencien que el equipo económico sabe lo que tienen que hacer, que pueden empatarlo con la conciencia social y que no destruirán lo que ya tiene México, sin perjudicar a quienes ganan bien, a quienes generan empleo”.

Pero sigue siendo atractivo

De visita en México, para participar en el X Seminario Anual de Compass Group, afirma que “México sigue siendo un país absolutamente atractivo para la inversión productiva”.

Ofrece lo que quiere el inversionista: una situación de orden institucional mucho mejor que la de Brasil, por ejemplo; una situación de independencia del banco central, de políticas monetarias y fiscales mucho más responsables que las de la economía más grande de Latinoamérica. Pero la preocupación de los inversionistas hoy, es que todas estas ventajas vayan a cambiar, advierte. “Nosotros que somos grandes inversionistas en México y representamos a grandes inversionistas globales, como el gobierno de Singapur en el sector inmobiliario, encontramos como problema la corrección importante que parece estar presentándose en el país”.

Dice que el mensaje con que ganó la elección el presidente Andrés Manuel López Obrador asustó al inversionista, pues no se sabe ahora qué terreno se está pisando.

“Se ha presentado una serie de mensajes mixtos. En el lado positivo, la independencia del banco central, la intención de atraer inversionistas, mantener el tipo de cambio libre, crear más exportación. Acabar con la corrupción. Por el otro, la constante advertencia de no estar dispuestos a la asociación privada en el sector energético; la evidencia de que ya se ha diluido. La  cancelación de la construcción del Aeropuerto”.

Degradación de Pemex perjudicará al soberano

El presidente ejecutivo de Compass Group comenta que las agencias calificadoras han emitido su preocupación sobre México porque quieren conocer la estrategia de la nueva administración para resolver el problema de Pemex

“Por supuesto que sabemos que el problema de Pemex se arrastra de años atrás. Ojalá que pueda haber algo para que la administración actual muestre un cambio de dirección. Por ello el mercado permanecerá cauteloso”.

Anticipa que la tendencia de las expectativas sobre México se estabilizará. Prevé que han dejado de bajar. Pero advirtió que tampoco vendrá un gran boom de inversión de largo plazo.