Durante el 2013, la tendencia de la confianza de los consumidores mexicanos fue a la baja. Así, este índice cayó a tasa anual 9.4% en diciembre del año pasado, que representó la caída más pronunciada en los últimos 54 meses y la tercera consecutiva, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y el Banco de México.

Cabe destacar que la baja promedio del Índice de Confianza del Consumidor en el 2013 fue de 1.4%, en ese año, únicamente se registraron cuatro variaciones anuales positivas, en enero (4.8%), febrero (1.9%), marzo (2.1%) y septiembre (0.1 por ciento).

La cifra negativa anual, exhibida en el último mes del año pasado, corresponde a que los consumidores todavía resienten la desaceleración de la actividad económica, así como los efectos de la reforma fiscal sobre el ingreso disponible, aseguró Banorte-IXE.

Sin embargo, la Casa de Bolsa consideró que las secuelas de esta reforma estructural continuarán influyendo en el ánimo de los consumidores durante los próximos meses.

De los cinco componentes que integran al índice, ninguno ostentó crecimientos anuales en diciembre del 2013 y, a su vez, el desplome más acentuado fue el que refleja la percepción de los consumidores sobre la situación económica del país dentro de un año, en relación con la actual, al presentar un descenso de 15.1 por ciento.

Otras caídas importantes fueron la del rubro sobre la situación económica actual de México, comparada con la de hace 12 meses, con un retroceso anual de 13.9%, y el indicador referente a las posibilidades presentes del hogar, respecto de las de hace un año, para comprar bienes durables (muebles, televisor, lavadora), que mostró, en términos anuales, una caída de 8.5 por ciento.

De esta manera, se espera poca confianza en los consumidores, debido a la subida de impuestos y otros aumentos de precios en el presente mes, lo que podría afectarlos. No obstante, esta percepción puede mejorar si el desempeño económico del país convence a éstos de que su situación va a mejorar, aseguró Sergio Martín Moreno, economista en jefe de HSBC México.

En cifras desestacionalizadas, la confianza de los consumidores cayó 1.4% en el último mes del año pasado, en relación con el periodo precedente, al pasar de 91.5 a 90.2 puntos.

Dentro del interior del índice, sólo se registraron crecimientos mensuales en dos de sus cinco componentes, los cuales se refieren a la situación económica presente y futura del país, con variaciones positivas de 0.6 y 1.7%, respectivamente.

El incremento marginal de la percepción que ahora tienen los consumidores sobre la situación económica del país para los próximos 12 meses se atribuye, principalmente, a la aprobación de la reforma energética y a una mejoría en las expectativas de crecimiento económico para el 2014, advirtió Economy, Business & Indicators.

Resisten la desaceleración

Haz clic en la imagen para ampliarla

[email protected]