La confianza de los hogares mexicanos sigue recuperándose. En junio, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) hiló tres meses de avances, de acuerdo con el informe difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El índice, el cual es elaborado de manera conjunta por el Inegi y el Banco de México, registró un incremento de 1.1% en comparación con el mes previo. Desde abril, el índice ha mostrado avances, después de hilar cuatro meses de retrocesos.

Al interior del reporte, se puede observar que, en la comparación mensual, de los cinco componentes que integran el ICC sólo el que se refiere a la situación económica actual retrocedió 0.5 por ciento. En contraste, la situación económica del país esperada creció 3.4%; el de las posibilidades actuales para realizar compras avanzó 1.9%, y la situación económica de los miembros del hogar esperada dentro de 12 meses aumentó 0.3 por ciento. No obstante, el componente que se refiere a la situación económica del país hoy en día no tuvo ninguna variación.

De acuerdo con un reporte de Invex, “el deterioro de la percepción sobre la situación actual de los hogares lastra las decisiones de gasto discrecional, que retrocedieron respecto al mes anterior, y coincide con una menor capacidad de ahorro. Por otro lado, la posibilidad de comprar bienes duraderos presentó un avance mensual, aunque se aprecia un deterioro en los planes de compra de automóviles y vivienda”.

Agregó que el dinamismo del mercado laboral así como la expectativa de un posible cambio de gobierno también pudieron incidir y apoyar las expectativas de los hogares mexicanos en la economía. Sin embargo, el precio de la gasolina y el costo del endeudamiento lastran la percepción actual de las economías domésticas.

En comparación anual, la confianza del consumidor avanzó 2.9%, con lo cual lleva 11 meses consecutivos al alza, esto es desde agosto del año pasado, cuando el índice se ubicó en 88.5 puntos.

Confianza en el empleo

Al interior de los índices complementarios que componen al ICC, el que se refiere a la situación del empleo en los próximos 12 meses mejoró 1.7% en comparación mensual, mientras que en comparación anual avanzó 10.6 por ciento.

Asimismo, el índice que se refiere a la situación económica personal esperada dentro de 12 meses aumentó 0.5% mensual y 0.9% anual.

En el otro extremo, se deterioró el índice que refiere a la compra, construcción o modelación de una casa en los siguientes dos años en 2.1% mensual, mientras que en comparación anual presentó un retroceso de 10.4 por ciento.

Asimismo, la situación económica actual se deterioró 1.8% mes a mes, pero avanzó 1.2% a tasa anual, mientras que las posibilidades económicas de salir de vacaciones retrocedieron 1.7% mensual y 2.0% anual y las posibilidades actuales de comprar ropa, zapatos y alimentos disminuyeron 1.7% mensual y 0.6% anual.

Avance marginal en los próximos meses

Si bien el resultado del proceso electoral hace unos días podría ayudar a las expectativas sobre la economía tras “reafirmarse una amplia voluntad popular”, el analista de Invex advierte que las tensiones comerciales con Estados Unidos y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podrían afectar la confianza.

En este sentido, Francisco Flores, economista de Banorte, consideró que la confianza presentará crecimientos marginales durante los siguientes meses.

“Estimamos que la confianza del consumidor podrá presentar un incremento derivado de la disipación de la incertidumbre asociada y el dinamismo del mercado laboral. Sin embargo, ésta podría será mitigada por la volatilidad de la divisa mexicana, derivada de la renegociación del TLCAN así como por otros factores de riesgo externos”, refirió.

[email protected]