Las condiciones macroeconómicas actuales obligarían al gobierno mexicano a presentar una reforma fiscal para el 2022, lo que le daría recursos para invertir en futuros proyectos y esto se traduzca en un crecimiento más dinámico, aseguró Héctor Magaña Rodríguez, coordinador de Análisis e Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, región Ciudad de México.

En conferencia virtual, Magaña Rodríguez comentó que para 2020 se prevé una caída en el Producto Interno Bruto (PIB) de 8.5% a 9.5%, mientras que para el 2021, si se tiene un buen manejo de las finanzas públicas, se podría tener un crecimiento de hasta 3 por ciento.

“Se espera que para el 2022 se presente una reforma fiscal, esto sin duda, será en beneficio de las finanzas públicas para que el gobierno cuente con recursos suficientes para invertir en futuros proyectos y esto se vea más traducido en un crecimiento más dinámico”, comentó el especialista.

Asimismo, detalló que de ser favorable el tema de la reforma fiscal, las calificadoras podrían mantener el grado de inversión del país, por lo que el gobierno podría apostar por un mayor fortalecimiento del mercado interno.

Magaña Rodríguez acotó que se espera para el siguiente año el tipo de cambio sea entre 21.60 a 22 pesos por dólar; sin embargo, esto dependerá de factores externos e internos, por ejemplo, el adecuado control de la pandemia, la evolución de las manufacturas y las finanzas de Pemex.

“La evolución del control de la pandemia del coronavirus será un elemento importante, mientras más rápido se contenga habrá beneficios que se traduzcan en el tipo de cambio. También, cómo se va dando la evolución del crecimiento de la economía, particularmente de las manufacturas, si las mantienen un crecimiento acelerado, esto podría provocar que el tipo de cambio no se deprecie”, apuntó.

En contraparte, el académico destacó que, si las finanzas de Pemex entran en terreno negativo, esto impactará en el tipo de cambio. “De continuar con severos problemas Pemex esto va a provocar también comportamiento negativo en el mercado de divisas”, acotó Magaña Rodríguez.

El académico apuntó que, si bien se espera que para el cierre de año una pérdida de empleos acumulada de 800,000 plazas, en el próximo año habrá una recuperación del mismo número de plazas.

kg