El largo listado de compromisos del presidente Enrique Peña está sujeto a la aprobación de la reforma hacendaria, pues tan sólo los requerimientos iniciales de la nueva administración demandarán al menos tres puntos del Producto Interno Bruto (PIB) y podrían ser superiores a siete puntos, afirma el sector privado.

Los compromisos que se listan en el Pacto por México sugirieren la necesidad de que los recursos podrían ser mayores, sobre todo cuando la implementación completa de 46 de los compromisos enunciados está sujeta a la aprobación de la reforma hacendaria, refiere el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Puede ser preocupante por el hecho de que muchos de los programas que se listan inician en el 2013, cuando todavía no se tiene claro si habrá o no reforma. Lo peor del caso es que si finalmente no se aprueban los cambios previstos, no habrá posibilidad de cumplir los compromisos suscritos sin la necesidad de recurrir a otras fuentes de financiamiento como un mayor déficit o el incremento de la deuda pública , cuestionó el organismo del sector privado que dirige Luis Foncerrada.

A través de su análisis semanal, estimó la factibilidad de que los requerimientos iniciales de la nueva administración sean de poco más de tres puntos del PIB, los cuales se irían incrementando para concluir el sexenio con una cifra posiblemente superior a los siete puntos del PIB.

El largo listado de compromisos sigue siendo una simple enumeración de lo que se requiere, pero siguen faltando los cómo para concretarlos , abundó.

[email protected]