Las finanzas públicas del país se enfrentan a menores ingresos ante la caída de la economía mexicana y los bajos precios del petróleo, con lo que aumentar el gasto público no es la mejor respuesta para enfrentar la crisis que está generando la pandemia del Covid-19, consideró Miguel Messmacher, exsubsecretario de Hacienda.

Al participar en una videoconferencia sobre “Mitos y retos de la reactivación económica”, organizada por el Colegio de Economistas de Oaxaca, refirió el caso de Estados Unidos, donde se decidió aumentar la deuda en 10% de su Producto Interno Bruto (PIB), pero ello no se ha reflejado en una mejora en los 40 millones de empleos que se han perdido, “es un mal paquete”.

Mencionó que las cifras de finanzas públicas de mayo muestran el reto que enfrenta el gobierno para poder compensar el faltante de ingresos. Además, comentó que Petróleos Mexicanos (Pemex) sigue siendo una fuente de vulnerabilidad por la caída internacional de los precios del petróleo y la lenta recuperación de la producción.

En mayo de este año, los ingresos presupuestarios del sector público cayeron 23.1% anual en términos reales. La mayor reducción se registró en los ingresos petroleros con 65.3%; mientras los ingresos tributarios reportaron una caída anual de 14.6 por ciento.

Apoyar a contribuyentes del RIF

Para Messmacher, un apoyo que puede hacer el gobierno es un diferimiento del pago de impuestos a las empresas que pertenecen al Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), “con el RIF se recaudan alrededor de 40,000 millones de pesos, con lo que sí podría haber cierto grado de diferimiento sin que genere una presión fiscal”.

También se puede hacer un espacio fiscal para apoyar a los hogares de menores ingresos, dijo. “Se puede articular un apoyo para este grupo sin que eso necesariamente tenga costos fiscales muy grandes”.

A su parecer, el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestario ya funciona como un fondo contracíclico como el que quiere proponer el secretario de Hacienda, Arturo Herrera y que es una buena herramienta para enfrentar la crisis por la que atraviesa el país.

Messmacher consideró que, la recuperación económica de México y del resto del mundo se dará de manera gradual y en la medida en que se tengan avances en la vacuna del coronavirus.

“Lo más importante es intentar promover una recuperación de la demanda, para ello es esencial restablecer la confianza, especialmente a través de mensajes creíbles de cómo va evolucionando la pandemia y que la gente crea realmente cuando ya se controló”.

Por su parte, Patricia Armendáriz, directora general de Financiera Sustentable, indicó que, no se debe condenar a México al fracaso por no enfrentar la crisis con mayor gasto.

“El Fondo Monetario Internacional prevé que México tendrá una caída del PIB equivalente a la que sufrirán otros países que sí se endeudaron para intentar reactivar sus economías. Pero, el mismo Fondo también indicó que México tendría más posibilidades de salir rápido de esta crisis si mantiene baja su relación deuda-PIB”.

Armendáriz expuso el caso de Estados Unidos que, aún con un gasto de 13% de su PIB, su economía caerá 8% y se recuperará en el 2021 a una tasa de 4%; “mientras que otras economías avanzadas que han gastado menos, sus PIB caerán 4.5%, pero se recuperarán al mismo 4% en el 2021, entonces, qué tanto ayudó el endeudamiento”.

[email protected]