La década de los veintes en el siglo XX se asemejó a la efervescencia del primer semestre de 2021 a la vez que los índices S&P 500, FTSE 100, Shanghai Composite y otros registraron rendimientos de doble dígito. Pero con el aumento de los retornos también surgieron dos factores a los que de acuerdo con los expertos de la firma Natixis Investment Managers los inversionistas deben estar atentos en el segundo semestre: inflación y valoraciones.

Los resultados de una encuesta de medio año entre 42 expertos que representan a Natixis Investment Managers, 16 de sus gestoras de activos afiliadas, y al corporativo y Banca de Inversión de Natixis demuestran que incluso si el mercado considera la primera dosis real de inflación en 13 años, la complacencia podría realmente ser el mayor riesgo que enfrentan los inversionistas.

“Las preocupaciones continúan manteniendo el sentimiento bajo control. Estamos presenciando mucha preocupación sobre el pico del crecimiento, y queremos recordar a los inversionistas que no confundan el pico del crecimiento y el pico del impulso. Esperamos que el ritmo de la recuperación se atenúe, pero a niveles que todavía apoyarán mucho a las ganancias corporativas,” comenta Jack Janasiewicz, Gestor y Estratega de Portafolio de Natixis Investment Managers.

Enormes ganancias vs. recuperación económica

A pesar de los grandes retornos en los mercados de inversión, la economía global no se ha reabierto por completo. Después de más de un año de cuarentenas, confinamientos y retrocesos, 57% de los estrategas encuestados proyectan que tomará otros seis a nueve meses para una reapertura total en el mundo. Otros se dividen de forma similar entre si la economía se prepara para la Carrera de la reapertura hacia finales de 2021 (21%) o si la reapertura se retrasará hasta el 2º semestre del 2022 (19 por ciento).

A escala regional, el sentimiento parece más positivo para la economía de Estados Unidos. Después de registrar una reapertura más pronto de lo esperado, con un crecimiento en el 2T que se estima en 11% (a tasa anual), dos terceras partes afirman que esperan que no se estanque ni se sobrecaliente en el segundo semestre, indicando un crecimiento todavía fuerte a futuro. 

En cuanto a China, donde el crecimiento económico se ha recuperado a niveles de pre-pandemia, seis de cada 10 dicen que la recuperación ya ha llegado a un máximo. Menos de un tercio (31%) opinan que hay más margen para el avance de la economía china en el segundo semestre del año. En Europa, donde los esfuerzos de vacunación van unos cuantos meses por detrás de EU y la reapertura se va a acelerar durante el segundo semestre, el 57% cree que la economía va a continuar atrasándose ante la de EU, aunque 43% opina que se va a emparejar con el resto del mundo hacia fin de año.

Menos preocupación por los ajustes

Las proyecciones del mercado entre los encuestados están en línea con las perspectivas de crecimiento. Después de un primer semestre que generó retornos de doble digito en la mayoría de los mercados desarrollados, los estrategas se dividen de forma uniforme entre si el rally continuará hacia fin de año (43%) o si los retornos seguirán estancados en un rango hacia el 2º semestre (45%). Unos cuantos (12%) anticipan un completo revés del destino con una venta masiva en los mercados.

La perspectiva no es de sorprender dado que incluso si los vientos a favor van en retroceso, tampoco se están volviendo contrarios para los inversionistas. Los esfuerzos en la vacunación todavía avanzan a nivel global, los bancos centrales siguen siendo extremadamente acomodaticios, las ganancias empresariales deberán continuar su recuperación, y los estímulos fiscales, si bien ya dejaron atrás su máximo, siguen siendo expansivos.

Los encuestados opinan que los mercados pueden soportar rendimientos más altos mientras que se mantengan por debajo del 2 por ciento. La mayoría anticipa que las tasas de los bonos del Tesoro a 10 años van a incrementarse a lo largo del segundo semestre del año, con seis de cada 10 (57%) que proyectan que las tasas llegarán a fin de año entre 1.75 y 2 por ciento. Otra cuarta parte de los participantes (24%) proyecta que los rendimientos seguirán en su rango más reciente hacia fin de año (1.5 por ciento).

Menos de uno de cada cinco (14%) considera que los rendimientos superarán el 2% durante el segundo semestre, pero menos del 5% cree que los rendimientos alcanzarán menos del 1.5%, un rango en el que se han mantenido recientemente.

¿Es la falta de riesgo el verdadero riesgo?

Al pedirles que listen en orden de importancia los riesgos que podrían descarrilar los pronósticos, los estrategas colocan a la inflación (6.6) en el primer lugar de la lista, seguida por las valoraciones (6.1) y la complacencia (6.0). Sin ningún riesgo calificado por encima de 7 en una escala del 1 al 10, ningún riesgo destaca por sí solo. En conjunto, las opiniones sugieren que seguirán monitoreando los riesgos y que los inversionistas deberán poner atención a potenciales obstáculos.

“Las indicaciones sugieren que la inflación será transitoria, impulsada por la salida de los consumidores de los confinamientos y con flujo de efectivo, en conjunto con los cuellos de botella de la cadena de suministros. Pero los riesgos van claramente al alza. Incluso la Fed debió reconocer que la inflación se aceleraría en el 2021, aunque confía en que no va a dispararse más allá,” afirma Lynda Schweitzer, líder del equipo de Renta Fija Global de Loomis Sayles.

La preocupación por las valoraciones se encuentra ligeramente por encima del promedio, lo que refleja la realidad del mercado, pero después de un prolongado avance de las acciones y poca volatilidad desde marzo pasado, parece que la complacencia podría ser el mayor asunto crítico que los inversionistas deben abordar.

Sin la pandemia como el enfoque y tema central, han vuelto los riesgos más tradicionales en el mercado, pero ninguno destaca: a pesar de los máximos históricos en muchos mercados, las burbujas (5.6) se sitúan tan solo como una preocupación promedio en cuanto a riesgo. Las tensiones EU/China solo se califican como un 5.4, lo que indica que el mercado identifica una promesa en la nueva administración o simplemente no le da importancia. Asimismo, los temas geopolíticos (5.4) no figuran demasiado en el panorama del riesgo, y con el aumento de las tasas globales de vacunación, la propagación de las variantes de Covid (5.3) no es una causa significativa de preocupación.

Los bancos centrales no representan gran riesgo, de acuerdo con los estrategas. La Fed se ha enfocado en sus “proyecciones a futuro” y sus planes de eventuales alzas a las tasas, con poca expectativa de cambios este año y de alzas en 2023 como un resultado más realista. Como resultado, los estrategas tienen poco de que preocuparse en términos de un taper tantrum (5.3) o de errores en la política de los bancos centrales (4.7).

Con métricas generalmente por debajo del promedio, la preocupación de los estrategas acerca de la complacencia parece garantizada. Esto parece especialmente cierto considerando que las expectativas de retorno de los inversionistas alcanzan máximos históricos. 

Los inversionistas individuales reportan expectativas de retorno a largo plazo de 14.5% por encima de la inflación o cercanas al 174% mayores a las que el 5.3% que los profesionales de las finanzas consideran como realistas en el largo plazo. Con la elevación de las expectativas y los inversionistas posicionados a lo largo del espectro de riesgos, podría no necesitarse mucho para golpear su confianza y hacer retornar las tendencias alcistas.

Ganadores de la pospandemia

A medida que la pandemia queda atrás, los encuestados ven pocos cambios en los ganadores proyectados para la pospandemia, comparado con la encuesta del año pasado. Esta vez, los estrategas mencionan a la tecnología (88%), salud (83%), inversión ESG (76%), y vivienda (74%) como los ganadores de la crisis. 

A pesar del reciente sólido desempeño de las FIBRAS, el ánimo de los estrategas indica poca esperanza de que el avance continúe en el largo plazo ya que el 83% considera que los bienes raíces comerciales son un sector perdedor. Debido a que casi seis de cada 10 (57%) posicionan a los negocios desde casa en la categoría de ganadores, parece que muchos piensan que llevará tiempo para que este sector refleje el regreso a la oficina. 

Las convicciones no son tan sólidas para la energía (38% ganador, 62% perdedor) y los viajes (52% ganador, 48% perdedor), una perspectiva en línea con una reapertura total en algún punto del 1er semestre de 2022 más que en la última mitad de 2021.

uniones@eleconomista.mx