“El crecimiento de la deuda, en particular la privada, de los países avanzados se ha ralentizado, pero esa ralentización queda compensada por una aceleración del endeudamiento de los emergentes. Eso es lo que vuelve el sistema financiero mundial al menos tan vulnerable, sino más, que en el 2008”, consideró el expresidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet.

“Los altos niveles de deuda pública global y el endurecimiento de la política monetaria de países desarrollados son los peligros que enfrenta la economía mundial”, advirtió la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

“Si ocurriera una recesión, no estaríamos particularmente bien posicionados y estaríamos nuevamente en cero”, expresó Eric Rosengren, presidente de la Reserva Federal de Boston (Fed).

El 15 de septiembre se cumplió una década del inicio oficial de lo que se conoció como la Gran Recesión, que comenzó con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers (tras 158 años de operar) y terminó con un contagio masivo al resto del mundo, provocando importantes caídas en las bolsas, cierre de empresas, desempleo y rescates bancarios.

De acuerdo con especialistas, pronosticar una próxima crisis no es posible, ya que existen muchos factores para que ocurra; sin embargo, existen indicadores que pueden ayudar a predecir tendencias en las economías y los mercados del mundo.

Consecuencias

En entrevista para El Economista, Gerardo Aparicio Yacotu, director de la Escuela Grupo Bolsa Mexicana de Valores, aseguró que a 10 años de la crisis, Estados Unidos ya se recuperó, pero todavía hay vestigios en algunos países de Asia y América Latina.

“Hay muchos datos en este momento que muestran que a una década, la economía en donde se generó el epicentro prácticamente está curada y fortalecida. Con un ímpetu de seguir creciendo de una manera mucho más consolidada”, indicó.

“Hay plazas emergentes que todavía están mal, pero no a consecuencia de la crisis del 2008, sino por el grado de vulnerabilidad que tenían cuando se desató la crisis”.

El directivo explicó que dentro de lo rescatable fueron las modificaciones que se hicieron a la ley para que se quedaran en el mercado financiero los participantes que verdaderamente lo merecían, empresas que lo habían hecho bien, que sí se habían debilitado pero que seguían a ofreciendo sus servicios de intermediación de manera eficiente para que la economía creciera.

Aparicio Yacotu señaló que para México el impacto fue una prueba de resistencia que llevó a la creación de políticas anticíclicas por parte del gobierno de Felipe Calderón, que los bancos resistieron, y que además fueron una válvula de escape para grandes consorcios en el mundo que gracias a que tenían una sucursal en el país pudieron salir de la crisis.

Las Tasas

Por su parte, Eduardo Loria, profesor investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, consideró que aunque la recesión del 2008 no fue la más larga, sí ha sido la más profunda y la que mayores efectos tuvo en el largo plazo, ya que incluso algunos países no han logrado retomar una actividad económica estable, producto de la globalización.

“La tasa real era positiva, lo que decidió la Fed fue bajar las tasas de interés para aumentar la demanda efectiva y desde entonces tenemos la tasas negativas. Cuando, viendo que había problemas de especulación en el sector de vivienda, sube los tipos, no sabemos si eso precipitó o redujo los efectos de la crisis del 2008”.

El especialista aseguró que un colapso económico no se puede predecir; sin embargo, sí se puede aprender y estudiar de las variables que han llevado al mundo a situaciones económicas complicadas.

Los Ninjas

Asimismo Jamel Kevin Sandoval, catedrático de la Facultad de Economía de la UNAM, señaló que uno de los grandes cuestionamientos de la Gran Recesión es por qué los ninjas (personas sin ingresos, sin trabajo y sin propiedades) no tuvieron dinero para pagar sus hipotecas.

“Las hipotecas subprime no se inventaron en el 2008, empezaron a crearse a finales de 1990 y funcionaron muy bien pero, ¿qué fue lo que generó que los ninjas dejaran de pagar? El gran elefante de la crisis es que hubo una crisis económica que nadie vio y después llegó la crisis financiera y fue cuando nos empezamos a percatar”.

Kevin Sandoval estima que desde el 2000 la economía mundial está enfrentando cambios estructurales, donde el potencial de crecimiento es cada vez más bajo, además de que las tasas de interés están bajas en todo el mundo; aunado con el envejecimiento de la población que hace la gente ahorre más e invierta menos.

Lo mismo es con la revolución tecnológica, ya que con la llegada de Facebook y Uber se ha abaratado el capital y ahora con poca inversión se puede crear una empresa rápidamente.

“El problema es que vivimos un cambio tecnológico que apareció a inicios del 2000 y nadie se percató de eso, los bancos centrales no lo vieron y ese choque fue lo que generó después que la economía no creciera y los ninjas no tuvieran dinero para pagar, los grandes inventos que nos modificaron la vida ya pasaron de largo, ahorita, y lo que estamos viviendo, son los rendimientos de la tercera revolución industrial y eso explica por qué no podemos crecer mucho más”, opina el catedrático.

Estabilidad

Por su parte, Dave Lafferty, estratega en jefe de Mercados de Natixis IM, indicó que, a excepción de los mercados emergentes, actualmente la mayoría de los activos de riesgo se están desempeñando bien.

“La reactivación es lenta pero segura, tanto de los sectores corporativo y bancario, junto con las tasas de interés aún bajas, han proporcionado un empuje a las ganancias globales. Mientras dicho impulso económico persista en el presente, los inversionistas podrían confiar en sus proyecciones hacia el futuro”.

Aseguró que, desafortunadamente, la mayoría de las lecciones que dejó la crisis se olvidaron rápida o convenientemente, ya que la burbuja de la deuda parece haber hecho poco para reducir el apalancamiento sistémico ante las tasas de interés casi en nivel cero.

Dave Lafferty indica que en este momento se ven pocas señales de una crisis próxima, ya que las políticas fiscales se han vuelto más restrictivas a la vez que las tasas reales se acercaron a terreno positivo y las tasas nominales se aproximan a la tasa neutral de los fondos de la Fed. Sin embargo, reconoció que hay riesgos, como una salida difícil del Brexit que podría generar un choque en la demanda para el Reino Unido.

El estratega en jefe de Mercados añadió que también se debe estar atento al desempeño de crecimiento económico, a la curva de rendimientos y a los precios cíclicos en las materias primas, ya que podrían ser un indicador de una crisis cercana.

Agregó que los mercados financieros más vulnerables que sufrirán en 2019-2020 serán los que se enfocan a instrumentos de renta variable, una renta fija de baja calidad crediticia y activos privados menos líquidos. “Irónicamente, el daño ya experimentado por muchos mercados emergentes podría parcialmente protegerlos del impacto total dado que esto ya se ha estado descontando”.

[email protected]