La economía de la zona euro crecerá menos de lo previsto este año y en el 2020, estimó el jueves la Comisión Europea (CE), advirtiendo que un recrudecimiento de la tensión comercial mundial podría lastrar todavía más la expansión.

El Producto Interno Bruto (PIB) de los 19 países del bloque del euro en su conjunto crecerá 1.1% en el 2019, y 1.2% en el 2020, según las previsiones actuales de la comisión, que rebajó en 0.1 y 0.2 puntos las estimaciones realizadas en julio, respectivamente.

“La economía europea parece encaminarse hacia un periodo prolongado de crecimiento más lento y de inflación muy baja”, señaló Bruselas en un comunicado, asegurando que “el entorno es mucho menos favorable y la incertidumbre es alta”.

La incertidumbre se refiere “a los conflictos comerciales, al recrudecimiento de las tensiones geopolíticas, a la persistente debilidad del sector manufacturero y al Brexit”, aseguró el comisario europeo Valdis Dombrovskis.

Por países, España seguiría liderando el crecimiento entre las principales economías de la zona euro, pero la Comisión Europea redujo su previsión en 0.4 puntos tanto para el 2019 (a 1.9%) como para el 2020 (a 1.5 por ciento).

Bruselas mantuvo sin cambios el crecimiento en el 2019 de la segunda y tercera economías (1.3% para Francia y 0.1% para Italia). La expansión gala se situaría un año después en 1.3% (-0.1 puntos), y la italiana en 0.4% (-0.3 puntos).

Alemania, la primera economía de la zona euro y más expuesta a la tensión comercial mundial, crecería por su parte 0.4% en el presente ejercicio y 1% el próximo año, según la comisión, que bajó en 0.1 y 0.4 puntos su anterior previsión.

La Comisión Europea redujo también en 0.1 puntos su previsión de inflación para el 2019 y el 2020, a 1.2%, tras registrar 1.8% en el 2018, alejándose así del objetivo cercano a 2% fijado por el Banco Central Europeo.

La comisión prevé que el déficit presupuestario total de la zona euro pase de un mínimo histórico de 0.5% del PIB en el 2018 a 0.8% este año, y que sea de 0.9% en el 2020.