La Comisión Europea presentó la propuesta de un plan contra el lavado de dinero y financiamiento y terrorismo en la Unión Europea (UE), donde se destaca la creación una unidad regional que coordine los esfuerzos de las naciones para combatir el blanqueo de capitales.

“Las lagunas legislativas que existen en un Estado miembro repercuten en el conjunto de la Unión. Por ello, las normas de la UE deben ejecutarse y supervisarse eficazmente para luchar contra la delincuencia y proteger nuestro sistema financiero”, se resalta dentro de los argumentos dados por la Comisión al presentar la propuesta.

De acuerdo con el planteamiento de la Comisión Europea, la instancia, que llevaría el nombre de Autoridad de Lucha contra el Blanqueo de Capitales (ALBC), sería la encargada de coordinar a las autoridades nacionales para garantizar que el sector privado aplique las normas de la Unión Europea contra los flujos financieros ilícitos.

“Se establecerá un único sistema integrado de supervisión de la lucha contra el blanqueo de capitales y el financiamiento del terrorismo en toda la UE, basado en metodologías comunes de supervisión y en la convergencia de normas de supervisión estrictas”, se puede leer en la propuesta de la Comisión Europea.

Asimismo, se busca que esta instancia supervise en materia antilavado a las entidades financieras de mayor riesgo que operan en gran parte de la Unión Europea, con el fin de hacer frente ante los riesgos inminentes que representen dichas instituciones.

“Se apoyará la cooperación entre las unidades nacionales de información financiera y facilitará la comunicación y los análisis conjuntos entre ellas, a fin de detectar mejor los flujos ilícitos de carácter transfronterizo”, destaca el documento.

Para Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo para una Economía al Servicio de las Personas de la Comisión Europea, si bien se han tenido algunos avances en materia de combate al lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en la Unión Europea, es necesario que la supervisión sea coherente y estricta para evitar nuevos escándalos al respecto.

“Cada nuevo escándalo de blanqueo de capitales es la gota que colma el vaso, y nuestro trabajo para colmar las lagunas del sistema financiero todavía no ha concluido. Hemos realizado grandes avances en los últimos años y las normas de la UE en materia de lucha contra el blanqueo de capitales se encuentran ahora entre las más duras del mundo, pero ahora deben aplicarse”, según Dombrovskis.

Propuestas de normas

Dentro de la propuesta presentada por la Comisión Europea también destaca la creación de un reglamento para la UE que contiene normas para fortalecer la debida diligencia del cliente, así como la detección del beneficiario final, lo cual es un punto fundamental para el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) contra el lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Esta propuesta será debatida por el Parlamento Europeo y la Comisión Europea espera su aprobación lo más pronto posible. “La futura autoridad de lucha contra el blanqueo de capitales debería estar operando en 2024 y comenzar su labor de supervisión directa poco después”. 

fernando.gutierrez@eleconomista.mx