Grecia recibió ayer una primera partida de 14,500 millones de euros del paquete de préstamos aprobado por los países de la zona del euro para ayudarle a pagar sus deudas.

El Ministerio de Finanzas griego informó que este aporte se sumará a los 5,500 millones de euros que envió la semana pasada el Fondo Monetario Internacional (FMI) que también participa en el mecanismo europeo de ayuda a Grecia.

El préstamo llega a tiempo para ayudar al país a pagar este miércoles una deuda de 8,500 millones de euros.

La partida recibida ayer proviene de 10 países de la zona del euro, de los cuales Alemania es el mayor contribuyente, con un aporte de 4,400 millones de euros. Francia envió 3,300 millones, Italia 2,900 millones y España 1,941 millones de euros.

Atenas deberá recibir este año un total de 40,000 millones de euros del paquete europeo de préstamos, totalizado en 110,000 millones de euros para un periodo de tres años.

Los países de la zona del euro tienen previsto enviar 30,000 millones de euros del total de 80,000 millones que constituye su participación total en el plan de rescate para Grecia.

Por su parte, el FMI liberará hasta finales del año unos 10,000 millones de euros de los 30,000 millones que totaliza su contribución.

Grecia tendrá acceso a los préstamos a un tipo de interés que varía entre 3.5 y 5.0%, por debajo de 7.0% que le cobra actualmente el mercado.

Urge el dinero, dice Fitch

El paquete de rescate por 110,000 millones de euros del FMI y la Unión Europea para Grecia sólo podrá restaurar las finanzas del país si es implementado por completo, alertó la agencia de calificación crediticia Fitch.

El paquete minimiza los riesgos de liquidez a corto plazo para Grecia, obvia la necesidad de que el país acuda a los mercados de capital hasta el 2012 y ofrece al gobierno un camino hacia la solvencia fiscal, esto en caso de que el programa sea implementado completa y efectivamente , dijo Paul Rawkins, analista de la calificadora Fitch.

Sin embargo, la deuda del gobierno griego se encamina a trepar a casi 150% del PIB antes de estabilizarse en el 2013, lo que implica que el proceso será desafiante, afirmó.

Actualmente, Fitch otorga a la deuda griega la calificación ­ BBB- un escalón arriba del estatus de basura, con panorama negativo.