El hecho de que el próximo gobierno busque revisar los contratos de las coberturas petroleras que se realizan cada año es positivo, y en esta ocasión podrían costarle más baratas al gobierno federal, consideró Esteban Polidura, director de Inversiones para UBS en México.

“Creo que el ejercicio de revisar las coberturas es positivo y hace mucho sentido porque las condiciones tanto de la tendencia de los precios del petróleo, como la volatilidad en el mismo han cambiado. Sospecho que hoy en día podrían salir más baratas que en años pasados”, dijo en entrevista.

Lo anterior lo refirió porque Gerardo Esquivel, el próximo subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) comentó a El Economista que mantendrán la contratación de las coberturas petroleras, pero se revisarán las características de las contrataciones.

Polidura detalló que las condiciones en que se habían pactado las coberturas petroleras en años anteriores eran diferentes, pues los precios mantenían una tendencia a la baja y para no afectar las finanzas públicas del país se tenía que cubrir y asegurar un precio mínimo.

Pero actualmente la situación es diferente, ya que desde hace varios meses los precios del petróleo se han movido con una tendencia al alza y con cierta volatilidad, expuso.

“Por un lado se tienen precios del petróleo que se han estabilizado y por el otro lado tienes dos grandes fuentes de oferta del crudo (Organización de Países Exportadores de Petróleo y Estados Unidos) que están listos para reactivar una mayor producción de crudo a medida que los precios suban”.

Con ello, enfatizó que se pueden generar espacios para tener eficiencias en costos y en niveles en la contratación de las coberturas petroleras. “Como ahora se ve cierta estabilidad y tendencia al alza, ya no se tiene que pagar una prima tan alta para pagar ciertos niveles que cubran el precio del petróleo”.

Son 17 años de coberturas

Desde el 2001, el gobierno mexicano ha contratado coberturas petroleras, las cuales permiten blindar las finanzas públicas del país ante fuertes caídas en los precios del petróleo.

Dichas coberturas funcionan como un seguro, en donde lo que se cubre es el precio del petróleo; si el precio es menor a lo que se estableció en el contrato, el gobierno recibe dinero, pero si el precio es mayor a lo que se cubrió en el contrato, no se activan.

De acuerdo con información del Centro de Estudios sobre las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, del 2001 al 2017, las coberturas petroleras han representado un costo por 156,784  millones de pesos; pero se han obtenido recursos por 225,603 millones de pesos, por lo que ha sido una inversión redituable.

Del 2001 a la fecha, han sido tres las ocasiones en las que se han activado las coberturas: en el 2009, se obtuvieron 64,353 millones de pesos; en el 2015 se recibieron 107,512 millones de pesos y en el 2016, 53,738 millones de pesos. Es decir, el gobierno federal recibió más dinero por contratar las coberturas petroleras de lo que pagó.

Hasta el momento, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha mencionado que sí se contrataron coberturas petroleras para el 2018; sin embargo, no ha dado detalles de cuánto costaron ni el volumen de barriles asegurados.

“La cobertura del 2018 está terminada la operación, pero no puedo dar más detalles. Se concluyó la adquisición de las opciones de tipo Put en los mercados financieros, para ello se destinaron 24,134 millones de pesos (...) con respecto a los barriles no podemos dar detalles hasta que termine la operación, pues decirlo podría afectar nuestras posibilidades de compra en el futuro”, dijo en su momento Alejandrina Salcedo Cisneros, titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda.

Por otra parte, Gerardo Esquivel refirió que si bien las coberturas del 2019 se tendrían que contratar en este año, esto dependerá de los trabajos que se logren con el equipo que conforma actualmente la Secretaría de Hacienda.

“Todo dependerá de los trabajos propiamente dichos del equipo de transición; en la medida en que éstos no hayan empezado, pues es difícil identificar a quién le corresponden (las contrataciones) y lo más razonable es que sea un trabajo conjunto porque si bien las coberturas entrarían en vigor para el próximo año, la contratación tendría que hacerse este año”.