La asociaciónde gobiernos provinciales de Italia advirtió que las escuelas podrían no abrir después de las vacaciones debido a una serie de recortes planeados, una declaración que destacó los temores sobre la salud de las finanzas locales en la tercera economía más grande de la zona del euro.

Los comentarios siguieron a las advertencias del primer ministro, Mario Monti, la semana pasada, cuando indicó que la región autónoma de Sicilia estaba al borde del un incumplimiento de pagos y el mismo día que el periódico La Stampa indicó que 10 ciudades italianas se enfrentan a serias dificultadas, haciéndose eco de problemas similares en España.

Entre las ciudades con problemas se encuentran Nápoles y Palermo. Las provincias enfrentan recortes de 500 millones de euros este año y de 1,000 millones de euros más en el 2013.