A unas horas que el Banco de México (Banxico) divulgue su anuncio de política monetaria, estrategas financieros se mantienen divididos sobre el inicio del ciclo de relajamiento.

Aquí en México, Citibanamex estima que no habrá recorte en la tasa de 8.25%, pero advierte que la retórica del comunicado será de flexibilización, probablemente apuntando a un recorte para septiembre.

Los expertos de Citi acotaron, sin embargo, que este panorama “no toma en cuenta los eventos macroeconómicos de las últimas semanas, los cuales en general apoyan el enfoque de una posición de “esperar y ver”.

En cambio, desde Toronto, en Canadá, el estratega para América Latina del bróker global Oanda, Alfonso Esparza, considera que el contexto de volatilidad en el mercado presionará a la Junta de Gobierno para dirigir en la reunión de hoy, jueves 15 de agosto, a la aplicación del primer recorte de tasas desde junio del 2014.

Desde su perspectiva, el ajuste será de 25 puntos base, lo que dejaría el premio en 8.00%, pero no descarta la probabilidad de que sea de 50 puntos de una sola vez.

“Esperamos que el Banco de México seguirá la tendencia global de recortes, ante la presión de la incertidumbre mundial, particularmente acentuada para emergentes de América Latina, tras el resultado de la primera ronda de elecciones en Argentina”, refiere.

Explica que hace dos semanas, ellos mismos, en Oanda, anticipaban que el Banxico dejaría sin cambio la tasa en la reunión de agosto.

Sin embargo, ante el deterioro de las condiciones, tras revertirse la curva de rendimientos del bono del Tesoro de Estados Unidos, indicando probabilidad de recesión, y al aumentar la búsqueda de refugio en activos seguros como el oro, considera que hay mayor probabilidad de un recorte de tasas.

Índice de restricción

La expectativa de Citibanamex sobre el Banxico está basada en dos índices que se originaron en las minutas y con un enfoque econométrico que identifica como índice de restricción que ayuda a cuantificar qué tan restrictiva es la perspectiva de la Junta de Gobierno en términos de acciones de política monetaria observados y potenciales.

“Analizamos la elección de palabras y temas discutidos en las comunicaciones del Banxico en el tiempo; encontramos que los comunicados recientes le dan un peso muy significativo a los enunciados relacionados con inflación, mientras que las referencias a la actividad económica son desproporcionadamente bajas”.

Basándose en las últimas minutas, refieren, “nuestro enfoque econométrico sugiere que la retórica ‘paloma’ (con miras a un posible eventual relajamiento monetario) seguirá estando presente durante la reunión de agosto, aunque un recorte en la tasa no es aún el escenario más probable”.

El contexto en el que el Banxico divulgará su quinta decisión monetaria es de incertidumbre en el mercado ante el riesgo de que se profundice la desaceleración económica global y doméstica, inflación doméstica debajo del límite superior del objetivo de inflación permanente, de 3%, con +/-1 punto porcentual; la búsqueda de rendimiento de inversionistas ante la escalada en la tensión comercial y tras el recorte de tasas de la Reserva Federal.

Previo al anuncio del Banxico, el quinto de ocho programados para este año, 12 bancos centrales han recortado sus tasas desde Asia a América, iniciando con ello un ciclo de relajamiento monetaria global con miras a estimular la economía que desacelera al confirmarse riesgos de una presión comercial mayor.