Citigroup, matriz de Citibanamex, está asumiendo ya, con base en las encuestas, que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ganaría la elección presidencial del próximo domingo, y no sólo eso, sino que quizá sea la mayor fuerza en el Congreso, aunque señala que sus políticas siguen siendo un misterio, descarta que haya un deterioro macroeconómico inicial.

En el documento “Perspectivas y estrategia económica de América Latina”, el grupo financiero estadounidense destaca que, en el muy probable caso del triunfo de AMLO, México pasará de una era de estabilidad, con una clase política estable y resultados económicos perdurables (alta pobreza persistente, desigualdad y arraigo de intereses) a una nueva e incierta era.

“Esperamos que AMLO gane las elecciones presidenciales y Morena gane una mayoría simple en ambas cámaras del Congreso. No anticipamos cambios inmediatos en las políticas económicas, pero nuestro escenario macrocentral ahora asume una perspectiva decepcionante de mediano plazo”, puntualiza.

Menor crecimiento a mediano plazo

Citi reitera que, por el momento, una administración de López Obrador implicará tasas de crecimiento a mediano plazo más bajas para la economía mexicana y que su agenda de política inconsistente eventualmente implicará un deslizamiento fiscal y  menor productividad.

“Sin embargo, no habrá un deterioro macroeconómico inicial, ya que México tiene un espacio (con cuentas fiscales estables, déficits externos contenidos y reformas estructurales vigentes). Incluso podríamos obtener un margen de alivio después de las elecciones, dado el nivel de prima de riesgo ya incorporado en los precios de los activos, el posicionamiento de los inversionistas extranjeros”, refiere.

Agrega que después de eso las próximas señales sobre qué esperar estarán en su discurso de victoria, sus posturas (como, por ejemplo, respecto a Petróleos Mexicanos) y la forma en que el equipo de transición trabaje con la administración saliente.