Davos, Sui. El movimiento del domingo en el tren que conecta a Zúrich, Suiza, con los centros de deportes invernales de los Alpes, no era común.

A lo largo de ocho vagones, con maletas en mano, militares de todos los rangos, de capitanes a soldados, tenían la misma orden: concentrarse en los poblados más próximos a Davos, el centro alpino que por espacio de cinco días albergará a 2,500 líderes políticos, económicos y banqueros.

El despliegue más amplio bajó en la estación de Klosters, el poblado más próximo a Davos, uno tras otro, uniformados de azul plumbago y verde olivo, con gorra unos, con cachucha los otros.

Unos 20 minutos después, otros menos se bajaron en Chur, a 80 kilómetros del resort que albergará el encuentro.

Yo realizo este mismo viaje cada domingo -el tren de las 9:35 de la noche- dirección Chur y normalmente no vienen militares , aseguró un pasajero que venía en el mismo transporte.

Creo que hay un evento muy importante en Davos esta semana y me parece que van para allá, porque se bajaron muchos en la estación de Klosters, que es la más cercana a Davos , terció una joven civil más que transitaba en el tren.

La protección de los líderes políticos, empresariales y banqueros asistentes a la reunión anual del Foro Económico Mundial corre a cargo de la Fuerza Armada de Suiza, policías privados y la Fuerza Aérea.

El año pasado había francotiradores y perros de vigilancia en torno a la reunión. Al mediodía, sabremos si se escaló también en esta versión del encuentro a este nivel de seguridad.