En mayo se mantuvo sin cambios la dinámica de los Indicadores Líderes Compuestos (MEI, por su sigla en inglés) del ciclo económico de México que mide la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tocando 98.8 puntos por segundo mes consecutivo, que es un nivel similar al inscrito por la economía y negocios mexicanos en octubre del 2014.

El estatus en el que se encuentra el indicador para México completa en mayo 19 meses debajo de la tendencia de 100 puntos y compara también debajo de la media en la que está el ciclo económico y de negocios de los países OCDE, que en el citado mes se ubicó en 99.8 puntos.

Si se compara el ciclo económico y de negocios mexicano con el de los demás miembros, se mantiene como el segundo menos dinámico del grupo, apenas arriba del que registra Irlanda, que está en 98.6 puntos.

El MEI de la OCDE es una herramienta que ayuda a las autoridades y desarrolladores de políticas públicas a identificar la fase en la que se encuentra el ciclo económico y de negocios de un país. Incluye datos como la actividad industrial, el desempeño de las empresas que cotizan en Bolsa, el Producto Interno Bruto (PIB) y la confianza del consumidor, entre otros.

OCDE pierde potencia

Al mes de mayo, el MEI OCDE se mantuvo sin cambios en 99.9 puntos, registro con el que se desacelera el ciclo de la actividad de negocios y economía, por primera vez en 16 meses. Éste es el nivel más bajo desde febrero del 2017. Con este resultado se completa una segunda desaceleración consecutiva mensual y queda detrás el pico de la dinámica, inscrito en diciembre en 100.1 puntos.

Se observa que entre las economías avanzadas, los siete más desarrollados, que son Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido, Francia, Alemania, Japón e Italia, registraron en mayo un retroceso leve en su MEI, al ubicarse en 100 puntos, ej conjunto, esto tras ocho meses consecutivos de mantenerse sin cambios en 100.1 puntos.

Estados Unidos, que es la mayor de las economías de los países miembros y del mundo, registró en mayo un MEI de 100.2 puntos por segundo mes consecutivo, con lo que rebasa la tendencia del Grupo de los siete (G7) y del Grupo OCDE.

Al compararlo con su propia dinámica, se observa que en mayo completó un tercer mes consecutivo en ese nivel, con lo que es identificado por la organización como un “momentum de estabilidad” en el ciclo.

El motor económico del G7 sigue siendo Alemania, no obstante que completa un cuarto mes consecutivo en desaceleración. En mayo, el registro de los indicadores MEI para la economía alemana fue de 100.2 puntos, seguido por el desempeño de Italia.

En el otro extremo del G7 se queda Francia, con un MEI en 99.7 puntos, leído por la organización como “signos de debilidad en el crecimiento”, por ser el cuarto mes consecutivo en desaceleración.

Brasil, acelerador emergente

La OCDE incluye la información de los países que pese a no ser miembros, tienen un impacto determinante en el desempeño mundial. De manera que desagrega la dinámica de los BRIC, sigla referente a Brasil, China, India y Rusia.

Ninguno de ellos está identificado por la organización en una fase de ciclo de “firme expansión”. Para Brasil advierte “tentativos signos de desaceleración”, con MEI calculados en 103.6 puntos; completando dos meses consecutivos perdiendo fuerza. Luego, se ubica India con 101.4 puntos.

La segunda economía del mundo, China, muestra un registro de 99.6 puntos en sus indicadores, lo que favorece una lectura de “crecimiento que va ganando fuerza”.

[email protected]