La inversión extranjera directa (IDE) en China alcanzó en 2011 los 116,000 millones de dólares, un 9.7 % más que en el ejercicio anterior, informó hoy el ministerio de Comercio chino.

Pese a esta cifra récord, los datos del ministerio reflejan una ralentización de la llegada de capital extranjero en los últimos meses del año, como consecuencia de la crisis en las economías occidentales.

Así, la IDE en el mes de noviembre fue de un -9.76 % respecto al mismo mes de 2010, y del -12.7 % en diciembre.

Las inversiones que más se vieron afectadas fueron las procedentes de Estados Unidos, que retrocedieron un 26.7 % respecto a 2010 para situarse en unos tres mil millones de dólares.

Sin embargo, esta caída fue compensada por el aumento de un 14 % de la IDE procedente de Asia (sobre todo Japón, Corea del Sur, Taiwán y Hong Kong), hasta situarse en los 100,000 millones de dólares, según la fuente.

RDS