China podría bajar, en vez de subir, las tasas de interés durante el resto del año a medida que busca evitar una fuerte desaceleración económica, dijo el miércoles un importante economista del Gobierno chino.

Wang Jian, investigador de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, una importante agencia de planificación, dijo que la flexibilización de la política monetaria se haría visible en el último trimestre del 2011.

"El banco central será muy cauteloso en lo que respecta a alzas de las tasas de interés. De hecho, creo que podría dejar de subirlas y bajarlas en el segundo semestre de este año", indicó Wang a Reuters en una entrevista.

Wang agregó que las inversiones en activos de renta fija, motor clave del crecimiento económico, pronto quedarán sin fuerza porque ha disminuido el gasto en nuevos proyectos. Pero por el momento, las inversiones de activos fijos en los primeros cuatro meses del año mostraron un saludable crecimiento anual del 25.4%, acelerándose en abril.

También señaló que una menor cantidad de proyectos de inversión, junto a una débil demanda de consumidores y exportaciones inestables, podría obligar a Pekín a reconsiderar su política macroeconómica. Por ahora, el Gobierno considera que el control de la inflación es su gran prioridad económica.

"El tema es que si China debería continuar su campaña contra la inflación a medida que se desvanece el impulso del crecimiento", Indicó Wang.

El Banco Popular de China ha subido las tasas de interés cuatro veces desde octubre pasado y siete veces los requerimientos de reservas bancarias.

La inflación de China se desaceleró en abril a un 5.3% y otros datos, incluyendo la producción industrial y préstamos, apuntaron a una menor actividad de la economía y menos espacio para medidas agresivas de endurecimiento monetario.

Wang, quien asesora al Gobierno, dijo que la política monetaria de China tenía un impacto limitado en el combate contra la inflación, porque los precios suben por razones estructurales, como costos laborales más altos, que no pueden ser resueltos mediante cambios de la tasa de interés.

También indicó que el banco central seguiría subiendo los requisitos de reservas bancarias, pero aclaró que la medida era más una herramienta para absorber los flujos de circulante excesivo en la economía que una forma de endurecimiento.

RDS