Longbridge.- China planea estimular la demanda interna y reducir el superávit comercial, dijo el domingo el primer ministro Wen Jiabao durante una visita a Gran Bretaña enmarcada en una gira europea.

Wen hizo estas declaraciones durante una visita a la fábrica Longbridge MG Motor, ubicada en Birmingham, y de propiedad china, donde reveló el primer modelo nuevo de MG Motor en 15 años.

Además reiteró que China seguiría siendo un inversionista a largo plazo de la deuda soberana de Europa, afirmando que su país prestaría dinero a los países que tienen dificultades para acceder al crédito.

"China no tiene intenciones de perseguir un superávit comercial", dijo a la BBC, a través de un intérprete.

"Lo que queremos es tener un crecimiento equilibrado y sostenible del comercio. En el mercado interno estamos intentando ir más allá para estimular la demanda local y vamos a tratar de reducir nuestro superávit comercial y nuestra dependencia de las exportaciones", agregó.

"Primero, vamos a dar la bienvenida a más productos británicos al mercado chino y vamos a crear las condiciones para que eso se produzca. Segundo, vamos a utilizar más este modelo cooperativo, lo que quiere decir: diseño británico, manufactura por parte de trabajadores chinos y ensamblaje en Gran Bretaña", explicó.

Wen se verá con el primer ministro británico David Cameron el lunes en la última de una serie de reuniones bilaterales centradas en el comercio y los negocios, que probablemente también abordarán el tema de la crisis de la deuda en Europa y el asunto de los derechos humanos.

El principal fabricante de automóviles chino SAIC Motor Corp Ltd 600104.SS compró la planta de Longbridge de MG Rover luego de una fusión a finales del 2007 con Nanjing Automobile Group, un pequeño rival del sector.

Varias docenas de manifestantes a favor de los derechos humanos protestaron con carteles y altoparlantes en las puertas de la fábrica de Longbridge, incluyendo a partidarios de la independencia del Tíbet y del movimiento espiritual Falun Gong, que está prohibido en China.

"Cameron y Wen, derechos humanos antes que comercio", señalaron.

China ha tomado medidas drásticas contra los disidentes este año, arrestando a decenas de activistas para sofocar los llamados desde internet que pedían una "revolución jazmín" al estilo de la primavera árabe.

Sin embargo, el Estado ha dado algunos signos de moderación al liberar al destacado artista Ai Weiwei la semana pasada y al disidente Hu Jia el domingo.

Durante su visita a Hungría el sábado, Wen dijo que estaba dispuesto a comprar una "cierta cantidad" de bonos del gobierno.

Al preguntarle si pensaba prestar a otros países, Wen respondió: "Hemos hecho esto por Hungría y vamos a hacer lo mismo por otros países europeos".

apr