China no ha cambiado ni cambiará su prudente política monetaria y no "inundará" la economía con estímulos, dijo el miércoles el primer ministro Li Keqiang.

La especulación del mercado está aumentando respecto a si las autoridades tomarán medidas políticas más agresivas después de recientes datos débiles.

"Reitero que la política monetaria prudente no ha cambiado y no cambiará. Estamos decididos a no participar en una 'inundación' de estímulos", dijo Li durante una reunión de gabinete, según un comunicado publicado en el sitio web del gobierno.

Un recorte en el índice de enero de requisitos de reserva de los bancos reflejó un amplio margen para tales reducciones, dijo Li.

China redujo ese índice en 100 puntos básicos en enero, su quinto recorte en el último año, ya que busca disminuir el riesgo de una desaceleración más aguda en la segunda mayor economía del mundo. Se esperan más reducciones adicionales.

Los bancos chinos entregaron un récord de 3.23 billones de yuanes (480,430 millones de dólares) en nuevos préstamos en enero, mientras que otros indicadores crediticios clave también se recuperaron modestamente ese mes en respuesta a los recientes pasos de flexibilización de política.

El aumento del financiamiento de las facturas y préstamos a corto plazo podrían llevar a actividades de "arbitraje" y crear riesgos potenciales, agregó.

Las instituciones financieras deberían ofrecer más crédito, especialmente préstamos a mediano y largo plazo a pequeñas empresas, dijo. Li también señaló que el gobierno necesitaba profundizar la reforma para resolver problemas a largo plazo en la economía.