Un crecimiento menor permitirá reformar la economía china para darle más estabilidad y debería ser una buena noticia, dijo el jefe del banco central del país asiático, luego de que China anunciara su menor tasa de expansión desde 1990.

Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, afirmó que el parlamento discutiría una menor meta de crecimiento en su sesión anual en marzo. No quiso dar una cifra, indicando que era responsabilidad del Congreso fijarla.

China reportó que el crecimiento de su economía se desaceleró a 7.4% en el último trimestre del 2014, el menor nivel en 20 años, pero una cifra levemente por encima de las expectativas del mercado.

La expansión previa de China basada en las exportaciones resultó ser insostenible y está bien que el gobierno se concentre en reformas estructurales para hacer que la economía sea más sustentable, incluyendo una transición a fuentes de energía renovables.

Si el gobierno busca como objetivo un crecimiento demasiado acelerado, aplazará una reforma estructural necesaria , advirtió Zhou.

A la gente le importa más una reforma estructural. Nos gustaría sacrificarnos un poco con un crecimiento un poco menor, siempre que podamos contar con una reforma estructural , refirió.

Las compañías y los gobiernos locales están haciendo frente a pesadas deudas, presionando a Pekín a tomar medidas agresivas para evitar una desaceleración más aguda.

Zhou dijo que los mercados chinos estaban inquietos por la caída de los precios del petróleo y las materias primas, e instó a los inversionistas en acciones a apegarse a los principios básicos de las compañías para evitar burbujas.

Destacó que el declive en el precio del crudo era positivo para la economía y el empleo, porque el país es dependiente de las importaciones de crudo y gas, aunque podría desincentivar el cambio al uso de energías más limpias.

El gobernador mencionó que la política monetaria debería permanecer estable porque no existen dificultades graves en el sector inmobiliario. Indicó que se estaba realizando un ajuste cíclico en el mercado de bienes raíces, lo que podría ser abordado en parte con políticas macroprudenciales como índices de capitalización préstamo-valor.