El Banco Popular de China (PBOC, por su sigla en inglés) dijo que mantendrá su política monetaria neutral, prudente y que reforzará la flexibilidad en la tasa de cambio del yuan, aunque las tensiones comerciales siguen siendo un factor de incertidumbre para la economía global.

La segunda economía más grande del mundo enfrenta crecientes dificultades debido a una disputa comercial cada vez más intensa con Estados Unidos, un aumento de los costos de endeudamiento de las empresas y una fuerte caída de su mercado bursátil.

“Las fricciones comerciales, la geopolítica y la normalización de las políticas monetarias en las principales economías han aumentado la incertidumbre en los mercados económicos y financieros mundiales”, refirió el banco central.

La entidad dijo en su reporte de implementación de política monetaria del segundo trimestre que tomará medidas para protegerse de los riesgos financieros sistémicos y mantener una liquidez amplia en el sistema bancario.

“Tomaremos más medidas efectivas para llevar a cabo ajustes contracíclicos cuando sea necesario y regular las políticas macroprudenciales para mantener la flexibilidad en los niveles de tipo de cambio del yuan”, indicó el banco central en un reporte publicado en su sitio web.

La tasa crediticia promedio ponderada para firmas no financieras, un indicador clave que refleja los costos del financiamiento corporativo, subió 1 punto base en el segundo trimestre a 5.97%, luego de un aumento de 22 puntos base en el primer trimestre y 47 puntos base en el 2017.

El aumento más lento en los costos de endeudamiento de las empresas sugiere que las mayores inyecciones de liquidez del banco central han ganado fuerza, a medida que los costos de financiamiento interbancario empiezan a caer.

El PBOC también refirió que dará más apoyo financiero a las pequeñas empresas, un motor clave de la economía del gigante asiático. El sector ha enfrentado dificultades financieras porque los bancos están más cautelosos para entregar créditos.