China se prepara para liberar sus tasas de interés en depósitos bancarios, lo cual es una medida sin precedentes que obligará a los bancos a competir por sus clientes ofreciendo mejores servicios.

Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular Chino (BPC), espera que la medida planteada en un lapso de dos años lleve dinero a los ahorradores y obligue a los bancos a evaluar riesgos más detenidamente, anunció en conferencia de prensa el pasado martes. Sin embargo, no reveló nada sobre cómo se pondrá en vigor la medida.

Actualmente, el BPC mantiene un tope en la tasa que los bancos pueden pagar a sus depositantes, medida que perjudica a los hogares chinos porque dichas tasas suelen estar a la par o por debajo de la inflación, contextualiza el diario The Wall Street Journal.

Actualmente, la inflación china se encuentra en 2.5%, mientras que el tope a depósitos por un año no puede pasar de 3.3%, cifra que rara vez alcanzan los grandes bancos del país.

Una liberalización descontrolada de la tasa en los depósitos puede traer una posterior alza en la tasa de referencia, la cual presionaría a los gobiernos locales, agentes inmobiliarios y grandes empresas a la hora de pagar sus ya de por sí crecidas deudas.

En el corto plazo, puede elevar las tasas de interés (de referencia) (…), pero eventualmente, serán determinadas por las fuerzas del mercado , expresó Zhou sobre la liberalización, que entra en el marco de las grandes reformas planeadas por el presidente chino Xi Jinping.

Para evitar los riesgos, el BPC trabaja con el Fondo Monetario Internacional para planear una liberalización segura. El organismo internacional instó a primero establecer un sistema de aseguramiento de depósitos bancarios y un mecanismo para el manejo de bancos que eventualmente quiebren tras la liberalización de la tasa. (Con información de The Wall Street Journal)