China fortalecerá su política económica y continuará con sus esfuerzos por reducir las tasas de interés a los créditos, dijo el gobernador del banco central, Yi Gang, reforzando las expectativas de nuevas medidas de apoyo para revivir una economía golpeada por la pandemia del coronavirus.

En una entrevista publicada por el banco central el martes, Yi declaró que los fundamentos económicos de China no han cambiado a pesar de la incertidumbre y reiteró que su actual postura de política monetaria será más flexible.

El Banco Popular de China (PBOC, por su sigla en inglés) utilizará sus múltiples herramientas de política monetaria para asegurar liquidez suficiente y mantener la tasa de crecimiento anual de la oferta de dinero M2 y el financiamiento social significativamente más alto que el año pasado, precisó Yi.

Desde el brote del coronavirus, las medidas de política del banco central, incluidos los recortes de los requisitos de reservas, facilidades de préstamo y descuento, representan 5.9 billones de yuanes (827,630 millones de dólares).

El banco central, dijo el lunes, que había recortado el ratio de requisitos de reservas (RRR) para los grandes bancos a 11 por ciento.

La economía de China se contrajo 6.8% en el primer trimestre, la primera contracción trimestral en décadas, debido al fuerte impacto de la pandemia, y analistas dicen que podrían pasar meses antes de que la actividad general regrese a los niveles previos a la crisis. En este contexto es que el gigante asiático, por primera vez desde 1990, no  fijará un objetivo de crecimiento para este año, situación que es interpretada como que los futuros datos económicos vienen muy mal.

Los bancos chinos podrían enfrentar un creciente ratio de morosidad y presiones para eliminar créditos incobrables, mencionó Yi.

China ayudará a los bancos, especialmente a los pequeños y medianos, a reponer capital mediante múltiples canales y mejorará su capacidad de gestionar los créditos malos, agregó.

El impacto en la economía global derivado de una pandemia prolongada y la turbulencia en los mercados financieros extranjeros podrían afectar el balance de pagos de China y los flujos de capital transfronterizos, sostuvo Yi.

Para hacer frente a este impacto, el gobierno dará prioridad a estabilizar el empleo y asegurar los estándares de vida con «medidas extraordinarias para tiempos inusuales».