El banco central de China anunció este sábado que flexibilizará gradualmente el valor del yuan e indicó que estaba listo para terminar con un tipo de cambio fijo frente al dólar que ya lleva 23 meses y ha sido blanco de intensas críticas a nivel internacional.

El yuan ha permanecido congelado ante el dólar desde fines del 2008 para ayudar a los fabricantes chinos a competir en medio de una debilitada demanda global, medida que ha sido fuertemente criticada por naciones como Brasil y Estados Unidos, al argumentar que el yuan está subvaluado para mantener las exportaciones del gigante asiático injustamente baratas.

El ajuste de la tasa cambiaria del yuan no se hará en una sola vez, sino de forma gradual , reiteró ayer la entidad central, pese a las críticas de los países occidentales, los cuales consideran que permanece devaluado para favorecer las exportaciones del coloso asiático.

La modificación a su política cambiaria debería enfatizarse en que refleje la oferta y demanda del mercado con referencia a una cesta de monedas, por lo que las bandas flotantes seguirán siendo las mismas anunciadas en el mercado interbancario de divisas, informó el Banco Popular de China.

También indicó que permitirá al mercado jugar un rol fundamental en asignación de recursos, promover cuentas más equilibradas y mantener el tipo de cambio estable a un nivel de equilibrio.

Medida constructiva

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó de constructivo el anuncio de China, lo que ayudará a balancear la economía global y adelantó que espera discutir el tema durante la reunión de líderes del G-20 que se celebrará la próxima semana en Toronto, Canadá.

Por su parte, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, anticipó que la medida tendrá un favorable impacto sobre la economía de los hogares chinos.

Actualmente, el yuan puede fluctuar solamente 0.5% hacia arriba o hacia abajo.