China debe registrar un crecimiento económico de al menos 6.5% anual en los próximos cinco años para que se concreten los objetivos de Pekín para 2020, dijo este martes el presidente Xi Jinping, citado por un medio de prensa estatal.

El ritmo de crecimiento anual de la segunda economía mundial "no debe ser inferior" a 6.5% para concretar la duplicación del Producto Interno Bruto (PIB) chino y de la renta per cápita entre 2010 y 2020, señaló el presidente citado por la agencia Xinhua.

NOTICIA: China impulsará el consumo en favor del crecimiento económico

La agencia indicó que estas palabras fueron pronunciadas en un discurso, pero no proporcionó las citaciones directas.

La duplicación del PIB forma parte del objetivo del Partido Comunista de China de lograr una "sociedad moderadamente próspera".

Con un crecimiento del 6.5% anual en el próximo quinquenio, el presidente chino estima que el país podrá sacar de la pobreza a más de 70 millones de chinos de zonas rurales que padecían ésta a fines de 2014, según la agencia Xinhua.

NOTICIA: China recorta sus tasas por sexta vez desde noviembre

Este comentario del presidente refleja de forma clara que Pekín reduce su objetivo de crecimiento con respecto al "en torno al 7%" de hasta ahora, después de que el PIB registrara en el último trimestre su menor crecimiento en seis años.

China registró un crecimiento interanual de 6.9% en el tercer trimestre, su nivel mínimo desde la crisis financiera de 2009. En el conjunto del año se espera que caiga a su nivel más bajo en un cuarto de siglo.

Pero muchos economistas estiman que las cifras oficiales están infladas artificialmente, e inciden en los malos datos de comercio exterior o en las últimas contracciones de la actividad manufacturera.

NOTICIA: China podría crecer más de lo estimado

En respuesta, el gobierno chino no deja de defender la "nueva normalidad" de un crecimiento económico ralentizado pero más sostenible, fruto de sus esfuerzos para reequilibrar la economía hacia el consumo interno, los servicios y las nuevas tecnologías, y no concentrarse tanto en las exportaciones o inversiones directas.

Al mismo tiempo, el gobierno de Pekín sigue preocupado por el empleo, para preservar la estabilidad social. En los últimos años las autoridades multiplicaron las medidas de estímulo a la economía, facilitando la concesión de créditos a particulares y empresas y con planes de inversión pública.

erp