Atemperada la crisis europea, los inversionistas mantienen los ojos puestos en la situación económica del mundo y, al inicio de la semana, China trajo malas noticias al recortar sus previsiones de crecimiento económico, trayendo consigo un halo de cautela de vuelta sobre los mercados.

Los activos de riesgo abrieron a la baja ante la noticia de que China recortó su objetivo de crecimiento económico a su menor tasa en ocho años , mencionó Barclays Capital.

El nuevo objetivo del gobierno chino se ubica en 7.5% para este año, un recorte de 50 puntos base con respecto al objetivo que mantenía desde el 2005 y casi 2 puntos porcentuales debajo del crecimiento del 2011.

En Estados Unidos las pérdidas no fueron tan significativas para el Dow Jones y el S&P, que cedieron 0.11 y 0.39%, respectivamente; mientras que el Nasdaq perdió 0.86% con Apple a la cabeza cediendo 2.2 por ciento. En Europa, el Stoxx 600 perdió 0.6% y en la zona uno de los mayores perdedores fue el Ibex-35 en Madrid con 1.28%, mientras que su prima de riesgo subió a 311 puntos.

Las principales causas que apuntan a un menor objetivo para el año, el más bajo desde el 2004, se deben a la dependencia de las exportaciones y al fuerte aumento del petróleo. Para evitar esta situación, los dirigentes del país asiático abogan por un cambio de modelo económico, en donde la demanda interna tenga más peso, así como el ahorro energético y la innovación.

China es la segunda economía a nivel mundial, principal socio comercial de Europa y de los mayores compradores de petróleo y metales industriales como el cobre a nivel mundial, lo que hizo que la fuerte revisión tuviera efectos negativos.

Sin embargo, el cambio no diría mucho, ya que el gobierno siempre busca fijar un objetivo que pueda superar fácilmente, según Mark Williams, analista para la región de Capital Economics, en una nota a clientes. El analista sostuvo que una continua política de relajamiento monetario ayudará a China a crecer 8.5% en el 2012.

Además de las malas noticias en China, en Estados Unidos y la zona euro, también datos del sector manufacturero y servicios trajeron malas cifras, con resultados por debajo de lo esperado.

En México dichas noticias pesaron sobre los mercados y el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, el IPC, descendió 0.45% a 38,155.27 puntos.

En tanto, en el mercado cambiario el peso cayó 0.47% a 12.83 unidades por dólar.

Por otra parte, el euro ganó 0.1% a 1.3219 dólares al cierre de los mercados estadounidenses, aunque en el intradía alcanzó mínimos no vistos desde mediados de febrero sobre 1.3158 unidades.

No me entusiasmaría demasiado con esta alza del euro, ya que estamos llenos de dificultades esta semana , advirtió Charles St-Arnaud, estratega cambiario de Nomura Securities a Reuters.

En las materias primas, el oro rozó niveles por debajo de 1,700 dólares en el intradía, pero logró acotar su descenso a 0.3% o 5.9 dólares, para concluir la sesión en 1,703.90 dólares por onza. Por otra parte, la plata cedió 2.5% y el cobre 1.1 por ciento.

Hoy será un día relativamente tranquilo en información para los mercados, al no esperar mayores indicadores económicos en Estados Unidos, según mencionó Actinver, esperando que el miércoles comiencen a divulgarse los datos de empleo en dicho país.

Sin embargo, en adelante también Grecia será motivo de atención a la espera del resultado de canje de su deuda con sus acreedores, 12 de los cuales aceptaron ayer.

El resultado será una guía sobre el estado de la crisis de la deuda de la región y confirmará la disposición del sector privado para salir de a crisis , aseguró Jaime Ascencio, analista de Mercados y Economía de Actinver.