China se apegará a un tipo de cambio flotante administrado para mantener al yuan básicamente estable, dijo el lunes un vicegobernador del Banco Popular de China.

El banco central gastó el año pasado miles de millones de dólares para frenar la caída del yuan frente a un apreciación del dólar. No ha ayudado a la causa de la moneda china una desaceleración de la economía, que impulsó a inversionistas a mover sus fondos y llevó a las autoridades a tomar una serie de medidas para frenar la salida de capitales.

Vamos a mantener el marco de una flotación administrada, que se basa en la oferta y la demanda y el valor del yuan frente a una cesta de monedas , dijo el vicegobernador Yi Gang a periodistas en el marco de la reunión anual del parlamento en Pekín.

Si bien las fuerzas del mercado juegan un papel decisivo, el yuan tiene un tipo de cambio flotante administrado, un proceso que ha permitido a China mantenerlo básicamente estable en un nivel razonable y equilibrado, dijo Yi.

El yuan perdió cerca de 6.8% de su valor frente al dólar el año pasado, la recuperación económica de Estados Unidos y las expectativas de más incrementos en las tasas de intereses fortalecieron a la divisa estadounidense. Pero el renminbi se mantuvo relativamente fijo ante una cesta de otras divisas.

El informe de la labor gubernamental dice que, por lo general, el yuan se mantuvo estable a un nivel adaptable y equilibrado en el 2016.

Luego, a principios de enero, se fortaleció y se negoció en un rango estable, pero cuando rompió el nivel de 6.9 por dólar el viernes se reavivaron algunas expectativas de depreciación.

Los analistas consideran que, pese a la volatilidad a corto plazo frente a un dólar, el yuan se mantendrá en general estable y las posibilidades de una depreciación drástica son escasas, en un escenario de estable crecimiento económico, equilibrio fiscal y la gran reserva de divisas de China.

Lo anterior a pesar de que la reserva de divisas china cayó en enero, y encadeno su séptimo mes consecutivo de descensos, a su nivel mínimo de los últimos seis años: 2.99 billones de dólares.

Al respecto, vicegobernador Pan Gongshen, declaró que las reservas de divisas de China son más que suficientes, de acuerdo tanto con las normativas tradicionales aceptadas internacionalmente como con los más recientes estándares elaborados por los expertos .

Algunos analistas dijeron que el cambio sutil en las palabras para referirse al yuan en el informe anual del primer ministro, Li Keqiang, había provocado especulaciones de que los políticos estaban ahora menos dispuestos a defender la moneda china.

La declaración no incluyó un compromiso de mantener el yuan estable en un nivel apropiado y equilibrado que sí estaba en informes de años anteriores.