El banco central de China (PBOC, por su sigla en inglés) redujo la tasa de interés para los préstamos a un año a los establecimientos financieros, con lo que busca estimular la reactivación de la economía, paralizada por la epidemia del coronavirus.

La medida permitirá reducir el costo de financiamiento de los bancos comerciales y alentarlos a incrementar los préstamos a las empresas.

Ayer, el PBOC adjudicó 200,000 millones de yuanes (unos 28,600 millones de dólares) a un año a una tasa de 3.15%, la más baja desde el 2017, contra 3.25% anteriormente.

Se trata de “garantizar una liquidez abundante y razonable en el sistema financiero”, explicó en un comunicado del banco central.

“Es una medida más para ayudar a los bancos y a los prestatarios a enfrentar las perturbaciones económicas generadas por la epidemia”, analizó Julian Evans-Pritchard, de la consultoría Capital Economics.

El banco central bajó hace dos semanas las tasas de interés para los préstamos de corto plazo (de siete a 14 días) a los establecimientos financieros y, además, liberó al mercado 1.2 billones de yuanes (unos 173,000 millones de dólares).

La economía china está en gran parte paralizada por las medidas de cuarentena y las restricciones drásticas de movimiento tomadas para controlar la epidemia.

Muchas pequeñas empresas se quedaron sin aprovisionamiento, sin obreros y sin clientes, tienen dificultades para relanzar la producción y enfrentan problemas de tesorería.

El sábado, la Comisión Reguladora de la Banca (CBRC, por su sigla en inglés) exhortó a los bancos comerciales a aumentar los créditos a las empresas a tasas razonables. La CBRC recomendó a las empresas no endeudarse “ciegamente” y a los bancos a diferir las fechas de rembolso o reducir las tasas de interés.

Por su parte, el banco central indicó el sábado que iba a tolerar un porcentaje de “deudas dudosas” un poco más elevado.

Según un panel de analistas consultado por la agencia Bloomberg, el banco central podría reducir el jueves otra tasa importante, la loan prime rate, referencia de la tasa más baja que los bancos pueden ofrecer a las empresas y los hogares.

Impacto “temporal” de coronavirus en economía

Por otro lado, el presidente del Eurogrupo, órgano que reúne a los 19 ministros de Finanzas de la zona euro, comunicó  el lunes esperar un impacto “temporal” en el crecimiento europeo del nuevo coronavirus.

“Vigilamos la situación. Esperamos que sea un efecto temporal”, dijo el portugués Mário Centeno.

La Comisión Europea aseguró la semana pasada que el Covid-19 representa un “nuevo riesgo” para la economía de la eurozona, pero dejó sin cambios su previsión de crecimiento para el 2020 y el 2021 en 1.2 por ciento.

El ministro italiano de Finanzas, Roberto Gualtieri, defendió unas previsiones “prudentes”, a la espera de ver si el impacto de la epidemia en la economía china se limita “a algunas décimas del PIB”.

Crecimiento de Alemania seguirá débil

El crecimiento de la economía alemana seguirá débil en el primer trimestre del 2020, presionado por la debilidad de las exportaciones y el brote del coronavirus en China, informó el Bundesbank en un reporte económico.

La mayor economía de Europa se estancó en el cuarto trimestre y se expandió apenas 0.6% en el año pasado, su vasto sector manufacturero cayó en recesión, propagando un ambiente sombrío por gran parte de la zona euro.

“Para el primer trimestre del 2020, no hay señales de un cambio fundamental en la economía alemana”, indicó el Bundesbank. “Con la aparición del coronavirus en China al comienzo del 2020 se ha agregado una nueva capa de riesgo”.